El mes pasado un líder de Al Qaeda llegó a Europa haciéndose pasar por refugiado. Subió a un barco junto con otras 200 personas y llegó a Sicilia, donde solicitó asilo político con un nombre falso: "Me llamo Mohamed Ben Sar (...). Quiero ir a buscar asilo al norte de Europa, donde tengo algunos parientes. Ayúdenme", afirmó el terrorista al llegar a Italia.
Imagen
© Reuters
No sería de extrañar que terroristas manufacturados de la CIA se infiltren en Europa para operar a favor de los intereses de EE.UU.
El tunecino Mehdi ben Nasr, líder de un grupo terrorista asociado a Al Qaeda, se introdujo ilegalmente en Europa haciéndose pasar por refugiado tras cruzar el Mediterráneo. El terrorista llegó a Sicilia el pasado 4 de octubre en un buque con 200 refugiados. Allí solicitó asilo político con el nombre falso de Mohamed ben Sar. Días después, fue detenido por supuesto tráfico de personas, informa The Daily Mail.

"Mi nombre es Mohamed ben Sar, me están persiguiendo políticos y quiero ir a buscar asilo al norte de Europa, donde tengo algunos parientes. Ayúdenme", así se presentó ante la Policía el terrorista, sostiene el diario Il Giornale. "El 7 de octubre de 2015, cuatro ciudadanos extranjeros de nacionalidad tunecina fueron detenidos acusados de colaborar con la inmigración ilegal", apuntó la Policía de Agrigento, Italia. Luego de su detención, el terrorista fue entregado a las Fuerzas de Seguridad tunecinas.

Ben Nasr ya había sido detenido en 2007 en una operación antiterrorista europea. Durante el operativo del Reino Unido, Francia, Portugal e Italia, la Policía se incautó de tóxicos, explosivos, detonadores remotos y manuales de Al Qaeda.

El periódico italiano asegura que se trata de un terrorista muy peligroso debido a sus conocimientos sobre explosivos. El terrorista cumplió siete años en una cárcel italiana por ser el líder de una célula yihadista que reclutaba terroristas suicidas en potencia en Europa y los dirigía a Irak y Afganistán. Luego fue deportado a Túnez en 2014.


Comentario: ¡Qué sospechoso! Hay supuestos terroristas encarcelados en Guantánamo desde hace décadas y con pocas perspectivas de recuperar su libertad. Este singular sujeto es mantenido en la cárcel 7 años, luego deportado en 2014 a Túnez, y mágicamente aparece libre y operativo un año después. Considerando que las agencias de inteligencia estadounidenses crean y usan a estos "terroristas" como agentes, no es descabellado pensar que ellos mismos lo hayan liberado con la intención de que siga operando a su servicio.



A pesar de la evidencia, los líderes europeos han negado que existan hechos que demuestren que los yihadistas aprovechan la crisis de refugiados camuflándose entre ellos. Pero los analistas de inteligencia, en cambio, han advertido que estos podrían estar utilizando las rutas migratorias para llegar a Europa sin ser detectados. Una vez en tierra en países como Italia y Grecia, se teme que esquiven a las autoridades evitando ser identificados y terminen atentando contra ciudades europeas.