© HNN
Marines y policías estadounidenses discuten la búsqueda y las opciones de rescate después de que dos helicópteros militares se estrellaran cerca de Hawai.
Traducido por el equipo de editores de Sott.net en español

Las cuatro balsas salvavidas de los dos helicópteros que colisionaron cerca de la costa norte de Oahu han sido recuperadas, pero los equipos de rescate todavía tienen que encontrar alguna señal de supervivientes.


El quinto día de la búsqueda de los 12 infantes de marina a bordo de los dos helicópteros continuó el martes.

La infantería de marina busca cuidadosamente en los escombros de las playas de la Costa Norte, mientras que múltiples agencias del condado, estatales y federales buscan supervivientes por aire y mar.

También han sido enviados buzos de la marina y están utilizando la tecnología sónica alrededor de la última posición de los dos helicópteros, a dos millas de Haleiwa. Hasta el momento, no se han visto residuos. Los dos helicópteros de la infantería de marina chocaron durante una misión de entrenamiento de rutina al rededor de las 22:40, el jueves, provocando un enorme esfuerzo de búsqueda y rescate en el océano durante uno de los mayores oleajes de la temporada de invierno. La baja visibilidad también ha obstaculizado los esfuerzos de búsqueda.

Las condiciones oceánicas son favorables para la búsqueda del martes, pero se espera que el oleaje comience a subir de nuevo el miércoles. La Guardia Costera dice que no ha habido ninguna indicación de que alguien estuviera en las balsas salvavidas que fueron recuperadas. Aún así, la Guardia Costera dijo el domingo que sigue teniendo esperanzas de que se encuentren supervivientes, y en un comunicado del lunes, funcionarios de la Guardia Costera dijeron que su objetivo es garantizar la "certeza absoluta de que hemos sondeado exhaustivamente todos los lugares en donde podríamos encontrarlos."


El sábado, la Guardia Costera dijo que había encontrado escombros de los dos helicópteros en las aguas de Oahu. El oleaje alto ha esparcido escombros a través de una amplia franja de las aguas de Oahu, desde Kahuku a Waianae.
"Los escombros que se han localizado son consistentes con las aeronaves de este tipo", dijo un teniente de la Guardia Costera, el teniente Scott Carr. "Sé que mucha gente se centra en los escombros, pero nosotros realmente estamos muy concentrados en encontrar a los sobrevivientes".
Los dos helicópteros Super Stallion CH-53E tenían seis infantes de marina a bordo cada uno cuando se estrellaron. Las autoridades dijeron que no recibieron una llamada de socorro desde ningún helicóptero. Los testigos dijeron que la colisión produjo una bola de fuego que iluminó el cielo nocturno.

"Fue como si fuera de día", dijo Chase Tantog, de 21 años, que estaba pescando en el arrecife Chuns cuando vio lo que él creía que era un meteorito cayendo del cielo. "Fue una gran bola de fuego que bajaba", dijo. "Había escombros también, en el costado, como saliendo de él. Una vez que tocó el agua, sólo se apagó y luego se escuchó el rugido de trueno después. Fue muy fuerte".

Testigos relatan la colisión

Los residentes de toda la Costa Norte vieron - o escucharon - la colisión, el jueves por la noche. Don Williams dijo que la colisión produjo "dos grandes estallidos. Sacudió la casa", dijo. "Yo no podía entender lo que era".

Tantog, que estaba pescando en Chuns Coral, dijo que la bola de fuego en el cielo de la noche era tan grande que "pensé que el mundo se iba a acabar". Una mujer dijo que ella estaba en el puerto de Haleiwa el jueves por la noche cuando vio lo que ella pensaba que era una bengala. "Yo no la vi disparar hacia arriba, la vi cuando algo estaba viniendo hacia abajo".