Ayer, un atentado con coche bomba acabó con la vida de más de un centenar de personas que esperaban a ser evacuadas en autobuses en las inmediaciones de Alepo.

Fue ahí donde el videoreportero sirio Abd Alkader Habak captó una imagen que está dando la vuelta al mundo: su compañero, fotógrafo, rompe a llorar desconsoladamente cuando intentaba salvar a un niño de la explosión.
© Twitter @alaashehabi
La fotografía fue publicada en Twitter por la usuaria Ala’a Shehabi pocas horas después del atentado
El fotógrafo, abatido, está con las rodillas sobre el suelo y la cámara en la mano. Las últimas cifras señalan que al menos 68 de los asesinados eran menores de edad.


Comentario: Nos preguntamos ¿dónde estará la indignación de Occidente ante este atentado? ¿Dónde están los "niños divinos" de Trump en esta ocasión?


La fotografía fue publicada en Twitter por la usuaria Ala'a Shehabi pocas horas después del atentado con una gran repercusión. Hasta ahora acumula más de 3.700 compartidos en la red social.


En otra imagen difundida después por el reportero gráfico Omar Ghabra, se ve al mismo fotógrafo corriendo con el niño en brazos.

La explosión fue en Al Rashidin, una zona asediada por radicales opositores al oeste de la ciudad de Alepo, donde estaban estacionados los autobuses del Gobierno sirio que transportaban a unas cinco mil personas evacuadas el viernes de Fua y Kafraya, dos localidades del noroeste de Siria.