Este 17 de abril, Día del Prisionero Palestino, se espera que alrededor de 3.000 reos se unan a la iniciativa que denuncia la violación del derecho humanitario en las cárceles.

© Amir Cohen/Reuters
Este domingo, al menos 700 prisioneros palestinos actualmente detenidos en varias prisiones de Israel anunciaron el inicio de una huelga de hambre indefinida, según ha informado el Servicio de Prisiones del país, citado por 'Haaretz'.

La protesta está encabezada por Marwan Barghouti, líder de la organización político-militar palestina Al Fatah, arrestado en el 2002 por los cargos de asesinato de civiles israelíes y ataques a soldados.

Este 17 de abril, Día del Prisionero Palestino, se espera que alrededor de 3.000 reos, muchos de ellos, afiliados a Al Fatah, se unan a la iniciativa que denuncia la violación del derecho humanitario en las cárceles para con los más de 6.000 palestinos detenidos. Se espera que más prisioneros se unan posteriormente.

Por su parte, Gilad Erdan, ministro de Seguridad Pública de Israel, citado por 'The Times of Israel', asegura que se trata de una huelga con motivos políticos y que no tiene nada que ver con las políticas y acciones de las autoridades carcelarias israelíes. "La huelga dirigida por Barghouti está motivada por la política interna palestina, y por lo tanto incluye demandas poco razonables relativas a las condiciones en las cárceles", añadió.

Hace dos semanas, los detenidos redactaron una serie de demandas que incluyen la revocación de las detenciones sin juicio y el aislamiento, así como la restitución de algunos derechos que les habían sido retirados. Exigen un teléfono público en cada ala, visitas de familiares con mayor frecuencia, y la posibilidad de tomarse fotografías con ellos.

Según el reglamento del Servicio Penitenciario se considera un delito que un recluso rechace su comida, y por tanto aquellos que participen de la huelga podrían recibir sanciones disciplinarias.