Irán rechaza las recientes acciones militares de EE.UU. en Siria y Afganistán y ‎advierte de que tales medidas le repercutirán negativamente.‎
irán

El portavoz de la Cancillería persa, Bahram Qasemi, participa en una rueda de prensa en Teherán, capital iraní, 17 de abril de 2017.
"Las acciones militares emprendidas en las últimas dos semanas por EE.UU., antes de tener verdadero significado militar, muestran la confusión que existe en ese país, y son, de hecho, una respuesta a sus problemas internos", ha asegurado el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

Hablando este lunes en una rueda de prensa en Teherán, capital iraní, el portavoz ha subrayado que las injerencias militares en los países de la zona tendrán "consecuencias" negativas para Washington.

Sus comentarios hacen referencia a los recientes ataques de EE.UU. en Siria y Afganistán. El primero tuvo lugar el pasado 7 de abril, EE.UU. lanzó decenas de misiles de crucero modelo Tomahawk contra el aeródromo militar del Ejército sirio en Al-Shairat, en el oeste de Siria.

La ofensiva —considerada por Irán, Rusia y Siria una flagrante agresión a una nación soberana— fue presentada por Washington como una represalia al uso de gas tóxico en la provincia de Idlib (noroeste sirio), del que acusa sin pruebas al Gobierno de Damasco.

El otro ataque estadounidense ocurrió el jueves en Afganistán. Allí lanzó la bomba más potente no nuclear jamás utilizada en combate, la bomba GBU-43/B Massive Ordnance Air Blast (MOAB), bautizada como 'la madre de todas las bombas', en la provincia oriental de Nangarhar, bajo el pretexto de atacar las posiciones del grupo terrorista EIIL (Daesh en árabe) y de su aliado local Al-Qaeda.
"(El uso de) la mayor bomba no nuclear en Afganistán no tiene ninguna justificación militar, y la red terroristaAl-Qaeda tampoco es un blanco tan grande para necesitar una bomba de tal envergadura", ha cuestionado Qasemi.
Asegura que todas estas incursiones estadounidenses persiguen "metas políticas", e insiste en que los conflictos "en Siria y Afganistán no pasan por una solución militar".
"La crisis en ninguno de los dos países se resolverá por vía militar, se requiere contrariamente de la voluntad de sus propios pueblos y una cooperación de todos los Estados de la zona", concluye.