El asesinato de los periodistas Javier Valdez y Jonathan Rodríguez Córdoba vuelve a sacudir a México. Sputnik dialogó con la representante de Reporteros Sin Fronteras (RSF) sobre la situación de los trabajadores de prensa en el país.

A las muertes de Valdez y Rodríguez Córdoba, se les suman otras cinco lo que va del año. Estos últimos se especializaban en investigaciones sobre narcotráfico, lo que los convertía en un blanco ya que en México la mayoría de las agresiones a los trabajadores de prensa están vinculadas a la cobertura de temas vinculados con seguridad, justicia, derechos humanos, corrupción y narcotráfico, según dijo a Sputnik la representante de RSF en México, Balbina Flores Martínez.
© CC0 / Pixabay/geralt /

"Desde hace varios años nos preguntamos cómo parar estos homicidios. En los últimos cuatro meses la pregunta se impone más fuerte que nunca. No hemos tenido respiro. Es una situación que ha rebasado toda capacidad de entendimiento. No sucedía algo de esta magnitud desde 2011, cuando fueron asesinados cinco periodistas en un solo mes", agregó Flores Martínez.
La vocera de la organización consideró que para detener estas muertes es necesario el apoyo de la comunidad internacional. Durante la entrevista con Sputnik imploró que Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Unesco intercedan para poner fin a los homicidios de trabajadores de prensa. "La mirada internacional siempre ha estado ausente. Es urgente que exijan al Gobierno mexicano una acción contundente sobre este tema", destacó.

A raíz de estos lamentables episodios los periodistas mexicanos intentan organizarse, señaló Flores. "Desafortunadamente no ha sido suficiente. Hay solidaridad entre nosotros. Hay movilizaciones constantes cada vez que ocurre un caso como este. Pero siempre dejan sabor amargo porque nunca hay resultados palpables. Lo que no tenemos es una muestra de solidaridad por parte de los dueños de los medios de comunicación, es un sector que ha sido terriblemente silencioso ante esos homicidios", remarcó.

Mientras tanto los trabajadores de prensa mexicanos continúan esperando un que las autoridades judiciales dicten un veredicto en alguno de los casos de homicidios de 2017. "Han prometido detener a los responsables pero lo cierto es que hasta el momento no tenemos ningún resultado. Tenemos que armarnos de paciencia. Sentimos miedo, frustración, enojo, abandono y vulnerabilidad ante un Estado que ha sido incapaz de contener la violencia contra nosotros", concluyó.