(España) - La solidaridad con el bombero que hace menos de un mes se negó a participar en la supervisión de los trabajos de carga de 26 contenedores con armas y explosivos con destino a Arabia Saudí se extiende entre partidos, sindicatos y, sobre todo, redes sociales. El funcionario se enfrenta a una sanción de entre dos y cuatro años de suspensión de empleo y sueldo lo que le provocaría una situación económica muy compleja. De hecho, en una entrevista en la Cadena Ser, ha dicho hoy que en conciencia volvería a negarse, pero no por las razones económicas derivadas de la decisión.
© El Mundo
Trabajos de carga de contenedores de un barco en el puerto de Bilbao, ajenos a la información.
Los hechos se remontan al pasado 13 de marzo cuando el cabo que lideraba la unidad de los bomberos de la Diputación de Bizkaia que por normativa tiene que supervisar los cargamentos que se realizan con materiales peligrosos en el puerto de Bilbao se negó a trabajar en el operativo de envío de 26 contenedores con más de 4.000 toneladas de bombas y explosivos con destino a Arabia Saudí. El bombero, al conocer el destino, comunicó a su base de forma verbal y luego lo plasmó por escrito que por motivos de conciencia no iba a participar en el operativo ya que el país de destino del material bélico podía destinarlo contra la población civil en el conflicto de Yemen, ya que Arabia Saudí lidera una coalición internacional que está bombardeando ese país en el que se contabiliza ya más de 10.000 muertos civiles y cientos de miles de desplazados.

La Diputación Foral de Bizkaia le ha abierto expediente por "incumplimiento de funciones" ya que no está contemplada la objeción de conciencia, expediente que le puede suponer entre dos y cuatro años de suspensión de empleo y sueldo.


Comentario: Y no es la primera vez que las instituciones españolas castigan a quienes defienden la vida humana frente al imperialismo de Estados Unidos y sus aliados.

En una entrevista radiofónica que ha concedido hoy, el cabo ha señalado que "por conciencia" volvería a adoptar la misma postura ya que "leo los periódicos, escucho la radio y sé lo que está pasando en Yemen. Justo el día anterior vi un vídeo de una sala de neonatos. Me acordé de las enfermeras llorando sacando a los bebés de las incubadoras entre el polvo de las bombas que posiblemente se hayan fabricado en España. Vi los contenedores y vi que no podía participar en aquello".

Sin embargo, las consecuencias económicas que le pueden acarrear su decisión le pesan y asegura que por esta causa no repetiría su negativa. "Tengo dos hijos de uno y dos años y una situación económica complicada", ha añadido.

La solidaridad se ha extendido a las redes sociales y en la plataforma de peticiones ciudadanas Change.org se ha abierto una petición para que se retire el expediente al bombero que en menos de dos días está a punto de alcanzar las 35.000 firmas. El promotor de la campaña asegura que "este bombero se ha expuesto precisamente para cumplir su función más importante: intentar salvar vidas".

En el plano político, la diputada de Administración Pública de Bizkaia tendrá que comparecer en las Juntas Generales para dar explicaciones del expediente abierto a petición de los grupos Podemos y EH Bildu, que han criticado la actuación contra el bombero.