El Senado de Brasil aprobó con 50 votos a favor, 26 en contra y una abstención el texto general de la reforma laboral propuesta por el Gobierno de Michel Temer.

Los senadores pasaron luego a debatir algunas enmiendas al borrador, pero si estas son rechazadas, el proyecto, que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados, resultará aprobado y solo faltará la sanción presidencial para que entre en vigor.
© C BY 2.0 / Senado Federal /

La sesión se reanudó a última hora de la tarde del martes, tras una tumultuosa jornada que incluyó seis horas de suspensión por la protesta de un grupo de cinco senadoras opositoras que se tomaron la mesa de presidencia del Senado.

A primera hora de la mañana las parlamentarias ocuparon la mesa del presidente del Senado con el fin de impedir que se votara la reforma.

Como respuesta el presidente del Senado mandó cortar la luz y los micrófonos del plenario, que quedó a oscuras la mayor parte del día y con las senadoras manteniendo la ocupación.

La reforma laboral es una de las principales medidas del Gobierno de Temer, y ha motivado fuertes protestas sociales en los últimos meses, entre las que se destacan dos huelgas generales.

Entre las modificaciones más importantes se establece que los acuerdos a los que lleguen empresas y trabajadores prevalecerán sobre la ley en aspectos como fijación de vacaciones, flexibilización de la jornada laboral, participación en el lucro y los resultados, descanso para el almuerzo, estructuras de cargos y salarios y banco de horas (acumulación de horas de trabajo para una posterior reducción de la jornada laboral).

En cambio, son innegociables el fondo de garantía de tiempo de servicio (un ahorro que se conforma con un aporte mensual patronal del que el trabajador puede echar mano cuando es despedido), el salario mínimo, el aguinaldo, el subsidio por desempleo, los beneficios previsionales y la licencia maternal.