El resto de las vías utilizadas antes para el suministro de armamento y munición están bloqueadas para los terroristas.
© Mikhail Voskresenskiy / Sputnik
Las Fuerzas Espaciales rusas han destruido en un día casi 180 objetivos de la infraestructura del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el distrito sirio de Akerbat, ha anunciado este martes el jefe de la aviación en Siria, el teniente general Alexander Lapin, citado por RIA Novosti.

Según el militar, este lunes las Fuerzas rusas han realizado más de 50 vuelos en Akerbat "en apoyo de la ofensiva del Ejército sirio". Como resultado, "han sido destruidos cerca de 180 objetos de las formaciones terroristas".

Lapin ha precisado que se trata de puntos de apoyo y áreas fortificadas, refugios subterráneos, mandos de control, así como "unidades terroristas, posiciones de artillería, almacenes de armamento y combustible".

El mando militar ruso también ha recordado cómo el Ejército sirio liberó en el centro del país la ciudad de Akerbat, un estratégico nexo de transporte que los terroristas habían convertido en un área altamente fortificada.

De momento, el resto de las vías utilizadas antes para el suministro de armamento y munición están bloqueadas para los terroristas. Según Lapin, el Ejército sirio "continúa la operación de liberación de las formaciones del EI en las áreas situadas al oeste y norte de Akerbat". Con ello, el teniente general ha destacado que los terroristas "siguen ejerciendo una seria resistencia a pesar de las duras pérdidas".

"Detectar y eliminar"

Lapin ha señalado que en los combates que se han producido a lo largo de la última semana, han sido liberadas ocho localidades, lo que ha ayudado a "desmembrar" y destruir la formación terrorista en el distrito de Akerbat.

El jefe militar ha aseverado que en apoyo de la ofensiva del Ejército sirio, la aviación rusa "realiza durante 24 horas al día vigilancia aérea" con el objetivo de "detectar y eliminar la fuerza viva, el armamento y el material bélico de los terroristas".

Las Fuerzas Armadas de Rusia han enviado esta semana un grupo de especialistas en remoción de minas a Deir ez Zor, con el objetivo de participar en la operación de desminado tras haberse roto el cerco yihadista en torno a la ciudad siria.