El Senado de Estados Unidos ha dedicado varias horas al debate sobre el proyecto de ley de autorización de Defensa Nacional para 2018 (NDAA por sus siglas en inglés). Una de las enmiendas más importantes fue propuesta por el republicano Rand Paul, que pretendía poner fin al envío de tropas a cualquier lugar del mundo sin estipular cuándo deberían regresar.
Paul se opuso "a la guerra no autorizada, nunca declarada y anticonstitucional" porque "lo que tenemos ahora es, básicamente, una guerra sin límite ni lugar y fuera del tiempo en cualquier lugar del planeta", según cita el sitio web Rare.us.

Esa propuesta fue aprobada por algunos demócratas, incluido el senador demócrata Timothy Kaine, antiguo presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC) y aspirante a vicepresidente en la candidatura de Hillary Clinton para las elecciones de noviembre de 2016.

El Senado no puede revocar la autorización del uso de las Fuerzas Armadas en el extranjero sin una nueva autorización, objetó el senador republicano John McCain a su copartidario Rand Paul. A su vez, el senador Bob Corker dijo que con esta enmienda "deberíamos necesariamente empezar ahora mismo a dejar sin energía" a las tropas de EE.UU. en el extranjero. Por 61 votos a favor y 36 en contra, Estados Unidos prosigue su 'guerra eterna'.