El italiano Roberto Lelli, conocido como "el heladero de Crimea", reveló a Sputnik que en los últimos años la península se desarrolla con un ritmo galopante en comparación con el año 2007, cuando llegó a ese territorio.
© Sputnik/ Sergey Malgavko
"Veo un enorme progreso de Crimea, pues, mientras formaba parte de Ucrania, estaba como por sí sola", dijo el hombre de negocios, agregando que "ahora hay posibilidades enormes, y la Crimea rusa se desarrolla con una velocidad verdaderamente espacial".

En el bar de Sebastopol denominado "Piacere", gracias al empresario italiano, pueden probarse actualmente 42 sabores de helado, postre que se confecciona a mano siguiendo las tradiciones italianas.

"Trabajamos con compañías oficiales rusas que importan alimentos que no se encuentran bajo sanciones, pero, por supuesto, la leche y el azúcar lo compramos aquí, y como resultado logramos un producto magnífico", destacó el hombre de negocios, quien asegura que en la ciudad todos lo conocen como el "heladero de Crimea".

Lelli participa cada año en el Foro Internacional de Yalta, y considera que la península representa un lugar idóneo para cualquier persona que quiere comenzar un negocio desde cero.

"Vengan a Crimea, aquí están dadas todas las condiciones, desde unos impuestos muy moderados hasta un mercado que, posiblemente, podría extenderse hasta abarcar toda Rusia", exhortó el emprendedor italiano a sus coterráneos, invitación que podría extenderse además a todos los productores extranjeros.

El único problema para Lelli consiste en la necesidad de un visado para permanecer en la península.

"Hay muchas posibilidades, con más razón por el hecho de que Crimea está creciendo, y en 2018 será construido el puente sobre el estrecho de Kerch", resumió el italiano.

Para Lelli, los lazos que lo unen con Rusia y con su presidente, Vladímir Putin, son más fuertes aún que para otros hombres de negocios extranjeros que viven en el país, ya que sus dos hijos nacieron el 7 de octubre, el mismo día que el líder ruso, hecho que para el heladero italiano representa una señal de buena suerte.

El puente sobre el estrecho de Kerch, que conectará Crimea con Rusia, será el puente más largo del país, con una longitud de 19 kilómetros, y además contará con una carretera de cuatro pistas y dos líneas de ferrocarril.

Crimea se separó de Ucrania y se incorporó a Rusia tras celebrar en marzo de 2014 un referéndum en el que la mayoría aplastante de los votantes avalaron esta opción.