El régimen de Israel ha aprobado por primera vez en 15 años construir decenas de viviendas en Al-Jalil (Hebrón).

Maquinaria pesada israelí en el lugar de construcción de un nuevo asentamiento, en la ocupada Cisjordania, 20 de junio de 2017.
El plan expansionista de Israel consiste en construir 31 viviendas en el asentamiento de Beit Romano en la Ciudad Vieja de Al-Jalil (en la Cisjordania ocupada), en un sitio que funcionaba como una estación de autobuses en la calle Shuhada, y junto a una base militar israelí que opera desde lo que solía ser una escuela palestina, informa este lunes la onegé Peace Now.


Anat Ben Nun, que pertenece a esta onegé, recuerda que esta sería la primera vez desde 2002 que el régimen de Tel Aviv aprueba la construcción de viviendas en esta ciudad palestina, donde viven cientos de colonos israelíes bajo una fuerte presencia militar entre unos 200.000 palestinos.

Esta organización, que vigila de cerca la construcción de este tipo de asentamientos, indica que se espera que el 'consejo de planificación' israelí se reúna el martes y el miércoles con una agenda en la que se debatirá los planes de construcción de más de 2000 viviendas.

Las aprobaciones se realizan en el marco de los planes de construcción de 4000 viviendas para colonos a fin de impulsar en gran medida el crecimiento de los asentamientos, según confirma un funcionario israelí a la agencia francesa AFP.

Ismail Amro, un portavoz del grupo activista Juventud Contra los Asentamientos en Hebrón, denuncia que "la decisión (de construir una nueva vivienda para colonos) desafía a la comunidad internacional y viola las leyes y los acuerdos internacionales".


En declaraciones a la cadena catarí Al Jazeera, Amro insiste en que"esto hará que la vida sea aún más insoportable para los palestinos que viven en la Ciudad Vieja, que ya están sufriendo puntos de control, cierres y ataques repetidos de colonos judíos y el ejército israelí".

Unos 570.000 colonos israelíes viven en 120 asentamientos ilegales construidos en territorios palestinos. La comunidad internacional considera "ilegales" estos asentamientos y repudia las políticas expansionistas de Israel.

En los últimos meses, el régimen de Tel Aviv ha intensificado sus actividades de construcción de asentamientos en los territorios palestinos ocupados, en flagrante violación del derecho internacional y desafiando la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).