El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dijo que el ejército israelí seguirá operando en Siria según sus necesidades.
© AFP 2017/ Thomas Coe
Netanyahu habló en una reunión de su partido, el Likud, apenas un día después de que trascendiera la firma de un acuerdo entre Rusia, Estados Unidos y Jordania para limitar la presencia de milicias proiraníes en el sur de Siria.

El acuerdo limita las actividades de esas milicias en algunas zonas fronterizas a una distancia de 5 kilómetros, que en medios militares israelíes se considera inaceptable.


Comentario: La paranoia anti-iraní sionista se desata de nuevo. Irán no se ha metido con Israel. El problema es que es uno de los países árabes más críticos al sionismo expansionista y genocida... a Israel le gusta que todos sus crímenes pasen desapercibidos, y no le agradan las críticas basadas en la realidad. Por más que Israel se haya esforzado por presionar a Irán, e incluso detonar un cambio de régimen, no lo ha logrado hasta ahora.


Netanyahu recalcó que Israel seguirá operando en Siria "de acuerdo con nuestro entendimiento y de acuerdo con nuestras necesidades de seguridad", lo que es una "correcta combinación de firmeza y responsabilidad".


Comentario: Es decir, nadie lo invitó, está de manera ilegal en Siria, pero no puede controlar sus ansias injerencistas en la región.


El acuerdo entre Rusia y Estados Unidos es más lacerante para Israel porque tanto Netanyahu como otros jefes militares israelíes han mantenido recientemente contactos con responsables estadounidenses y rusos para que las milicias proiraníes se alejaran entre 40 y 50 kilómetros de la frontera del Golán.

El ministro de Inteligencia, Israel Katz, advirtió que Israel no va a tolerar "la presencia de Irán y sus afiliados" cerca de la frontera del Golán.

Israel ocupa un amplio sector del Golán desde la guerra de 1967.