La noche del sábado siete personas murieron en el Baja California Sur en la localidad turística de San José del Cabo; además, el domingo en Guerrero, once personas murieron en dos enfrentamientos en los que estuvieron involucrados agentes estatales, un grupo armado y policías comunitarios.
México
© Cuartoscuro
Imagen ilustrativa de Policía Estatal.
El primer fin de semana del 2018 dejó 37 muertos tan sólo entre sábado y domingo en diversos hechos ocurridos en los estados de Guerrero, Baja California Sur, Colima y Zacatecas.

Este domingo en Guerrero, uno de los estados más violentos, once personas murieron en dos enfrentamientos en los que estuvieron involucrados agentes estatales, un grupo armado y policías comunitarios. Según Roberto Álvarez, portavoz de seguridad de la entidad, en el primer incidente, sujetos armados emboscaron aproximadamente a las 3 de la mañana a policías comunitarios en la localidad de La Concepción, lo que dejó un saldo de ocho muertos; dos de ellos pertenecían a la policía comunitaria de esta zona cercana al puerto turístico de Acapulco.

Posteriormente, se desató un segundo tiroteo cuando la policía estatal llegó para desarmar a los agentes locales. Álvarez dijo desconocer como perdieron la vida esas personas y la prensa local las identificó como policías comunitarios.

Xavier Olea Peláez, Fiscal General de Guerrero, señaló que 30 miembros de la policía comunitaria fueron detenidos por su presunta responsabilidad en los delitos de homicidio, posesión ilegal de armas y drogas, informó AP.

Uno de los arrestados responde al nombre de Marco Antonio Suástegui, identificado como fundador y promotor de un movimiento social que se opone a un proyecto hidroeléctrico en la región.

AP informó que el fotoperiodista Bernandino Hernández refirió que mientras realizaba su trabajo y cubría los hechos, la policía estatal lo golpeo, pateo y arrastró además de obligarlo a entregar las tarjetas de memoria de su cámara. Hernández dijo que otros periodistas también fueron agredidos.

En 2014, 43 estudiantes normalistas desaparecieron en Guerreo después de que la policía los detuviera en la ciudad de Iguala y presuntamente los entregara a un cártel del narcotráfico.

Además, la noche del sábado siete personas murieron en el Baja California Sur en la localidad turística de San José del Cabo.

De acuerdo con información de la Fiscalía, elementos de la Marina respondieron al reporte de la colonia Costa Dorada, San José del Cabo, en el que se señaló la presencia de hombres fuertemente armados y con uniformes tácticos que abrieron fuego a bordo de dos vehículos con matrículas de California, Estados Unidos.

Las autoridades iniciaron una persecución que terminó en un choque. Los vehículos eran ocupados por siete sujetos que fallecieron debidoa los disparos de la marina en dos tiroteos por separado, se señaló en un comunicado.

Los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación se enfrentan por el control de Baja California Sur lo que ha incrementado la violencia en la entidad. En diciembre pasado, se encontraron cuerpos colgados de diversos puentes ubicados en las carreteras del estado.

En Colima seis personas murieron cuando un grupo armado irrumpió en el local en el que se encontraban reunidas, en la localidad de Tecomán, y abrió fuego en su contra. Las autoridades del estado informaron que se inicó una operación para localizar y detener a los responsables.

A esto se suma el ataque de un comando armado la noche del sábado en Fresnillo, Zacatecas, que dejó tres personas sin vida, entre ellas una niña de 3 años.

El hecho sucedió en la Colonia Esparza, en el Municipio de Fresnillo cuando alrededor de las 21:20 horas un reporte ciudadano alertó a las autoridades sobre disparos en el Callejón del Durazno donde se encontraban cinco personas, de las cuales 2 resultaron heridas y 3 fallecieron.

En el estado de Chihuahua 10 personas fueron asesinadas en distintos hechos; una de ellas fue el regidor priista Diego Herrera Escárcega
del Municipio de Balleza.

De acuerdo con las autoridades el funcionario murió este domingo junto con su hijo, de nombre Gumaro Herrera, y otros familiares cuando hombres armados los sacaron del salón de juntas de la comunidad Guajolotes, donde mantenían una reunión para matarlos.

También fallecieron Fernando Herrera, quien era el presidente del comisariado ejidal de Guajolotes, y Raúl Herrera Cervantes, que fuera comandante policiaco en la comunidad de El Vergel, en Balleza, en la anterior administración.

En otro hecho pero en el mismo estado, un grupo armado mató a dos personas en el bar "Salón Imperio", ubicado en la zona centro, cerca del Palacio de Gobierno.

Este domingo las autoridades hallaron, además, en la Colonia Misión Universidad a un hombre abordo de un vehículo con un disparo en la cabeza; posteriormente fue identificado como Jesús Alejandro Banda Moreno y se supo que permanecía en calidad de desaparecido desde el jueves pasado.

Ayer otro hombre fue ejecutado en un mercado en la Colonia Manuel Valdez.

La mañana de este lunes se reportó el asesinato de dos sujetos, uno de ellos calcinado y el otro amarrado con cinta en bolsas de plástico, en diferentes puntos de la Colonia Azteca, en el poniente del estado de Chihuahua.

El 2017 fue catalogado como el año más violento para México del que se tiene registro con 26 mil 573 asesinatos entre enero y noviembre del año pasado, de acuerdo con datos oficiales.

Seguridad y paz para los habitantes de Acapulco: CNDH

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) realizó un llamado al Gobierno de Guerreo para adoptar medidas cautelares con el fin de evitar la violación de derechos humanos en la región además de garantizar la tranquilidad, la seguridad y la paz a los pobladores de La Concepción y comunidades aledañas, en el Municipio de Acapulco, Guerrero; esto después de los hechos ocurridos el domingo.

La comisión pidió a Javier Ignacio Olea Peláez, Fiscal General de la entidad, tomar las medidas necesarias y dar las instrucciones correpondientes "a fin de que las diligencias que se practiquen en la comunidad La Concepción, se realicen con estricto apego a derecho y respeto a derechos humanos".

Además, la CNDH solicitó se brinde atención médica integral para el fotoperiodista agredido y para cualquier otro comunicador que hubiera resultado herido. En este aspecto, agregó que las autoridades deben garantizar la integridad del trabajo periodístico de los representantes de los medios de comunicación y regresarles dos memorias de computadoras que les fueron arrebatadas.

Con información de AP