El ministro israelí para asuntos militares, Avigdor Lieberman, insistió en que en la asediada Franja de Gaza no hay una crisis humanitaria y que los mismos palestinos tienen la culpa de las 'pocas dificultades' por las que sufren en sus vidas cotidianas.
lieberman psichopatic
© Sott.net
Ceremonia de graduación del ministro israelí...
Lieberman, según informó el martes la página web Middle East Monitor, aseguró que la precaria situación vivida en la Franja de Gaza no es una crisis humanitaria y que toda la culpa por las "dificultades" que sufren los palestinos cae sobre ellos mismos.


Comentario: ¡Claro!... Porque los palestinos decidieron ser invadidos por estos dementes sionistas, ser privados de sus derechos humanos más básicos, y vivir una vida miserable en su propia tierra como animales hacinados en un corral...


Del mismo modo, contradiciendo las decenas de reportes de organizaciones no gubernamentales (ONG) y entes internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la crisis humanitaria en la bloqueada Gaza, afirmó que la situación ahí no es tan mala como, a su juicio, tratan de mostrar algunos.

Además, aseveró que solamente las autoridades israelíes pueden decidir si la situación actual en la Franja de Gaza o Cisjordania es una crisis humanitaria y los entes internacionales y las ONG's no tienen derecho alguno a dar su opinión sobre la situación en los territorios ocupados palestinos.


Comentario: ¿¿¿Cómo???... ¿Ningún observador neutral tiene autoridad para juzgar la tragedia que viven los palestinos allí?... Ridículo, sobre todo considerando que Israel se da el lujo de opinar sobre la situación en naciones como Siria e Irán...


Sus declaraciones tuvieron lugar el mismo día en que la Unión Europea (UE), representada por su jefa de Diplomacia, Federica Mogherini, advirtió de la situación precaria en la Franja de Gaza, por lo que apostó por el continuo apoyo de la comunidad internacional a los gazatíes y los palestinos por medio de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés).

Al mismo tiempo, resaltó la importancia de las labores de la UNRWA (a la que EE.UU. acaba de cortar la mitad de sus contribuciones) en mejorar la vida de los palestinos -y en especial los residentes de la asediada Gaza- y facilitar el acceso de los palestinos a servicios básicos como la educación, la salud y empleos.

El enclave costero sufre un férreo bloqueo del régimen israelí y gran parte de la población -de 1,8 millones- requiere ayuda urgente. Los gazatíes se han visto afectados por el deterioro de las condiciones humanitarias, con solo unas pocas horas de energía al día y carencia de agua potable.

El bloqueo ha hundido la economía de la Franja e impedido que los ciudadanos de la zona puedan disfrutar de derechos básicos como la libertad de circulación o acceso a un trabajo, a la salud y a la educación, etc. En este sentido, la ONU ha estimado que la Franja de Gaza está a punto de ser inhabitable.