España cumplirá con el compromiso del anterior Gobierno de destinar el 2% del PIB a gasto de Defensa, tal y como demanda el presidente norteamericano, Donald Trump, a sus aliados europeos de la OTAN. Así lo ha confirmado este jueves el presidente, Pedro Sánchez, que ha dilatado el plazo de ese cumplimiento al año 2024, como se acordó en la cumbre de Gales de 2014.

Trump,UE,Pedro Sánchez
© E.I.
Pedro Sánchez en Bruselas.
Hasta entonces, Sánchez pretende apaciguar a Trump, que pretendía que el incremento del gasto financiero en Defensa alcanzara el 4% del PIB, compensando ese déficit con otro gasto "cualitativo", es decir, las aportaciones de capacidades de Defensa y contribución a operaciones internacionales. "España está haciendo un enorme esfuerzo para avanzar en un reparto equilibrado de las cargas. Somos comprensivos y empáticos con las demandas de la administración norteamericana, pero creemos que hay que evaluar en función de esos tres parámetros", ha defendido Sánchez.

"Es verdad que estamos aumentando mil millones de dólares en inversión y que queda un camino para llegar al 2% del PIB en 2024, pero también es cierto que España está muy por encima de la media en esos parámetros", ha explicado el presidente, que ha destacado la importancia de esas "aportaciones cualitativas que garantizan la seguridad de los aliados" ofreciendo capacidades como el uso de las bases en territorio español y con la contribución en operaciones militares internacionales.

En ese sentido, el Gobierno ha adquirido dos nuevos compromisos: En primer lugar, España se va a hacer cargo de la misión de entrenamiento y capacitación de unidades militares de Túnez para la lucha contra el terrorismo. En segundo, si fuera necesario, España liderará la evacuación del personal destinado por la ONU a misiones de paz en Libia ofreciendo la base de Rota con capacidades anfibias para las operaciones.

Sánchez, que se ha mostrado satisfecho con el resultado de la cumbre, ha insistido en que se ha abierto ese debate sobre la "revaluación de los equilibrios internos de la OTAN" tras las reclamaciones de Trump para que los países europeos contribuyan más económicamente a sostener el gasto de Defensa. Ha explicado que EE.UU. exige mayor aportación financiera "y nosotros no negamos esa vía", aunque España insiste en la necesidad de poner en valor las aportaciones cualitativas, "donde estamos por encima de la media". "El debate non está cerrado", ha asegurado Sánchez, que ha pedido "comprensión" al presidente norteamericano.

"España ha salido de una crisis importante que se ha saldado con recortes en el estado del bienestar y dramáticas consecuencias como que haya personas sin cobertura por desempleo y una importante desigualdad que se ceba con los jóvenes. Ahora estamos en una nueva senda de crecimiento y tenemos por delante una labor importante de redistribución de esa riqueza. Hay que combinar esa labor con la garantía de la seguridad", ha explicado Sánchez.

El presidente español ha destacado su intención de cumplir el "compromiso inexcusable" de España con la OTAN y ha asumido como propia la hoja de ruta del anterior Gobierno para llegar a esos objetivos en 2024.