El descubrimiento de un cuerpo interestelar a caballo entre un planeta gigante y una enana marrón nos puede aportar mucha información sobre los procesos magnéticos en estrellas y planetas.

planeta interestelar gigantesco
© pixabay / Yuri_B
Imagen Ilustrativa

Los astrónomos que operan la red de 27 radiotelescopios Very Large Array (VLA) han realizado la primera detección mediante radiotelescopio de un objeto de masa planetaria más allá de nuestro Sistema Solar. El objeto, con una masa 12,7 veces superior a la de Júpiter, es una central energética magnética sorprendentemente potente, además de un solitario que viaja por el espacio sin la compañía de una estrella madre.

"Este objeto está justo en el límite entre un planeta y una enana marrón, o 'estrella fallida', y nos está dando algunas sorpresas que pueden ayudarnos a comprender los procesos magnéticos en estrellas y planetas", dijo Melodie Kao, becaria posdoctoral en la Universidad Estatal de Arizona citado por la página web del observatorio Very Large Array.

Las enanas marrones son objetos demasiado masivos como para ser considerados planetas, pero no lo suficientemente como para soportar la fusión nuclear del hidrógeno en sus núcleos, el proceso que acciona a las estrellas. Inicialmente se creía que no emitían ondas de radio, pero el descubrimiento en 2001 por parte del VLA de un destello de radio en una de estas estrellas reveló una fuerte actividad magnética.

En la Tierra, las auroras son generadas por los vientos solares, que interactúan con las partículas cargadas en nuestra ionosfera. Estas partículas cargadas viajan a lo largo de las líneas del campo magnético del planeta hacia los polos, donde se manifiestan como luces en el cielo y producen fuertes emisiones de ondas de radio.


Pero, por lo que se sabe, las enanas marrones no se encuentran cerca de los vientos estelares, lo que hace que sus auroras sean un rompecabezas para los astrofísicos.

Los astrónomos del VLA creen que los procesos de este nuevo objeto, llamado SIMP J01365663 + 0933473, podrían ayudar a obtener más información al respecto, indica la investigación publicada en The Astrophysical Journal.

Descubierto entre un grupo de estrellas muy jóvenes, el objeto tiene unos 200 millones de años, "no más que un bebé" en términos cósmicos, afirma el artículo.

"Haber detectado el SIMP J01365663 + 0933473 con el VLA a través de su emisión de radio auroral", dice el astrónomo Gregg Hallinan, "significa también que es posible que tengamos una nueva forma de detectar exoplanetas, incluidos los solitarios que no orbitan alrededor de una estrella madre".