Los restos momificados de un cachorro de lobo y de un caribú datan del Pleistoceno, hace 50.000 años.
cachorro de lobo momificado,Yukon
© Gobierno de Yukon, Canadá
Una instantánea de este cachorro de lobo momificado, uno de los restos momificados hallados en Yukón (Canadá).
Los restos momificados de un cachorro de lobo y de un caribú han sido encontrados al sureste de Dawson City, situado en Yukon (Canadá). Los tejidos blandos de estos mamíferos momificados se han convertido en los mejor conservados y más antiguos del mundo porque datan del Pleistoceno, hace 50.000 años, conocido popularmente como la 'edad del hielo'.

Muchos de los animales que convivieron con estas especies, como los camellos o los mamuts lanudos están extintos. En los últimos años, "hemos encontrado restos de ratones o ardillas de este periodo, pero hasta ahora, ninguno había sido tan relevante", señala Grant Zazula, palentólogo encargado del estudio, en una entrevista con la agencia de noticias The Canadian Press.

caribú, Yukon
© Gobierno de Yukon, Canadá
Una instantánea del cuerpo de una cría de caribú, uno de los restos que se han hallado en Yukón (Canadá).
Fueron varios mineros quienes hallaron los restos de la cría de caribú en 2016. Constituyen la primera mitad del cuerpo del animal: el torso, la cabeza y dos extremidades. Además, pese al paso de los años, otros tejidos blandos como la piel, los músculos y el cabello todavía se encuentran intactos.

Un mes más tarde, fueron encontrados los restos del lobo. Y, de nuevo, "es hermoso cómo se conserva el pelaje, las patas, la cola y el labio superior mostrando sus dientes. La imagen es espectacular", describe Zazula. Los restos de ambos animales se presentaron al público en una ceremonia en Dawson la semana pasada.
"es hermoso cómo se conserva el pelaje, las patas, la cola y el labio superior mostrando sus dientes. La imagen es espectacular"

Grant Zazula, Paleontólogo que dirige el estudio
Los investigadores van a realizar pruebas genéticas tanto de la cría de caribú como del cachorro de lobo para conocer más sobre esta época. Su alimentación o el clima en el que vivían son datos que podrán descubrir tras el estudio de la composición química de sus huesos. En ellos, los científicos aprecian polvo procedente de los vientos fríos y secos del territorio de Dawson City, hace 50.000 años.

"Cuando ves un animal completo de una época antigua, te hace reflexionar sobre los sorprendentes cambios que han sucedido en el medio ambiente, en el clima y en la comunidad animal desde ese momento", concluye el paleontólogo.