Este 10 de abril durante una sesión plenaria del Comité Central del gobernante Partido de los Trabajadores de Corea, Kim Jong-un hizo un llamado a la "autosuficiencia" y aseguró que el pueblo norcoreano debe dar un "golpe" a los que creen que Pionyang se rendirá ante las sanciones económicas impuestas.

Kim Jong-un
© Agencia Telegráfica Central de Corea / Reuters
Kim Jong-un durante una reunión en Pionyang, Corea del Norte, el 9 de abril de 2019
El líder de Corea del Norte hizo esta declaración un día antes de la convocatoria de la primera sesión de la 14ª Asamblea Suprema del Pueblo.

"Con nuestro propio poder y tecnología acorde con nuestras condiciones y con la economía del pueblo basada en recursos, debemos levantar la bandera del desarrollo de una economía socialista de manera consistente y asestar un golpe a los empeñados en el mal juicio de que pueden ponernos de rodillas con sanciones", dijo Kim, citado por la agencia surcoreana Yonhap con referencia a medios estatales norcoreanos.

"La autosuficiencia y una economía independiente para el pueblo son la base de nuestro propio tipo de socialismo y una línea de vida permanente que determinará el destino de nuestra revolución", agregó.


Según la agencia, en el marco de la reunión Kim mencionó su segunda cumbre con el presidente de EE.UU., Donald Trump, que se celebró a finales de febrero en Vietnam, pero evitó las críticas que apuntaban directamente a Washington o al programa nuclear de su país.

Según Pionyang, durante la cumbre de Hanói la parte norcoreana pidió el levantamiento de una parte de las sanciones económicas a cambio de desmantelar sus instalaciones nucleares en Yongbyon. No obstante, EE.UU. declaró que "no pudo aceptarlo", ya que el alivio de las sanciones sería posible solo en caso de una desnuclearización total del país.

trump pionyang
Este 9 de abril, Kim llamó la atención de sus altos funcionarios hacia la necesidad de confiar en sus propias fuerzas para resolver de manera urgente la actual "situación tensa" en el país. Ambas reuniones se celebraron en vísperas del encuentro entre el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, previsto para este 11 de abril en Washington.