EE.UU., un país creado en 1776, ha pasado el 93 % de su existencia, es decir, 222 años, implicado en guerras y conflictos en diferentes países del mundo.

Yemeníes
© AFP
Yemeníes preparan tumbas para enterrar a compatriatas que murieron un ataque saudí, patrocinado por EE.UU., Saada, 10 de agosto de 2018.
Pese a su largo historial de crímenes de guerra y de lesa humanidad y violaciones a los derechos humanos, Washington no duda en incluir a los demás en su lista de terroristas, tal y como que hizo recientemente con el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.

Para que el mundo juzgue quién es el verdadero terrorista, a continuación haremos un breve repaso de algunos de los crímenes cometidos por la Casa Blanca desde principios del siglo XX.

1901: Las fuerzas norteamericanas de ocupación hacen incluir en la Constitución de la nueva República de Cuba la infame Enmienda Platt, por la cual Washington se arrogaba el derecho de intervenir en los asuntos cubanos cada vez que estimara conveniente.

1903: EE.UU. anima la creación de Panamá, que entonces era parte de Colombia, y adquiere derechos sobre el Canal de Panamá.

1904: Interviene en Marruecos y la península coreana.

1907: Pacta un acuerdo para controlar las aduanas dominicanas y cobrarse así lo que ese país debía a acreedores estadounidenses.

1907: Participa en el conflicto desatado entre Nicaragua y Honduras.

1908: Apoya a los golpistas en Nicaragua.

1911: Apoya a los golpistas en Honduras.

1912: Invade Nicaragua.

1912: Se inmiscuyen en las decisiones de los distintos gobiernos cubanos, a los que, de hecho, manipula a su antojo con el pretexto de proteger los intereses económicos estadounidenses en la isla.

1915: Ocupa Haití.

1916: Ocupa la República Dominicana y permanece allí hasta 1924.

1917: Entra en la primera guerra mundial.

1918: Formó parte de la intervención aliada en la Guerra civil rusa.

1918: En Panamá, los marines ocupan la provincia de Chiriquí.

1919: Interviene en los asuntos internos de Costa Rica.

1924: Invade Honduras para "mediar" en un enfrentamiento civil.

1925: Ocupa la ciudad de Panamá.

1945: Bombardea las ciudades japonesas Hiroshima y Nagasaki, cuando la II Guerra Mundial estaba por acabar.

1954: La Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. orquesta el derrocamiento del gobierno democráticamente electo de Jacobo Árbenz en Guatemala.

1948: Apoya la creación del régimen de Israel.

1961: Fuerzas mercenarias reclutadas, organizadas, financiadas y dirigidas por Estados Unidos invaden Cuba.

1965: Envía miles de efectivos a República Dominicana para reprimir un movimiento que intentaba restaurar en el poder al anteriormente derrocado presidente progresista y democráticamente electo Juan Bosch.

1966: Envía armas, asesores y boinas verdes a Guatemala, para implementar la llamada campaña contrainsurgente.

1971: El diario The Washington Post confirma que la CIA había intentado asesinar en distintas oportunidades al líder de la revolución cubana, Fidel Castro. Años después, a medida que los documentos secretos de la CIA eran desclasificados, se ha sabido que los intentos se cuentan por decenas y los planes por centenares.

1980: Organiza una intervención militar en el desierto de Tabas (centro de Irán).

1981: Inicia la guerra de los "contra" para eliminar al gobierno sandinista en Nicaragua.

1986: Lanza un ataque aéreo contra Libia.

1988: Derriba un avión de pasajeros iraní (un Airbus A-300) en el Golfo Pérsico, y mata a 290 civiles.

1989: Invade Panamá para arrestar a quien fuera su protegido, Manuel Noriega. La operación dejó no menos de 3 mil bajas civiles.

1990: Interviene masivamente en el proceso electoral de Nicaragua a través de acciones encubiertas y también públicas. Washington consolidó abiertamente a la coalición de oposición, aunque tales prácticas son ilegales según la ley estadounidense.

1991: Ataca a Irak en lo que se llama la guerra del Golfo (Pérsico).

1998: Guiado por información incompleta o errónea, ataca Sudán.

1999: EE.UU., a la cabeza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), bombardea Yugoslavia y provoca su desintegración.

2001: Invade Afganistán.

2003: Invade Irak.

2011: Ataca Libia.

2011: Apoya a los terroristas y grupos armados para intentar derrocar al Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

2011: Reconoce el apoyo que brinda al régimen de los Al Jalifa en la represión de los opositores bareiníes.

2015: Da luz verde a la agresión saudí a Yemen.

2019: Apoya al golpista Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) -de mayoría opositora y declarada en desacato en 2016-, que se había autoproclamado presidente interino de Venezuela.

Las intervenciones, guerras y ataques de Estados Unidos a muchos otros países del mundo -en su mayoría latinos, asiáticos y africanos- ha provocado tantos perjuicios y consecuencias tan negativas que hasta el día de hoy afectan a los civiles.

Las recientes intervenciones militares en Irak, Siria, Libia y Afganistán so pretexto de liberar a los pueblos de esos países y restaurar la democracia solo han contribuido a empeorar la situación y allanar el camino para el surgimiento de grupos terroristas como el EIIL (Daesh, en árabe).