Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Trump necesita actuar rápidamente para deshacerse del general más importante del país. Es el jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford. Este general parece empeñado en empujar la deshilachada relación entre EE.UU. y Rusia hasta lo más profundo de la zona de peligro. Eso podría conducir a una guerra nuclear devastadora a nivel mundial. Algunos dicen que millones podrían ser asesinados en minutos.
Joseph Dunford

Joseph Dunford
Las cabezas más cuerdas ven claramente la catástrofe que podría resultar de la estupidez de Dunford. El New York Times, el Washington Post y un sinnúmero de otras agencias de noticias han gritado el peligro. Acaban de publicar un artículo de AP titulado "El frío entre EE.UU. y Rusia despierta la preocupación por meterse en un conflicto".

Trae una advertencia del Comandante Supremo Aliado de la OTAN en Europa, el General Curtis Scaparrotti. Él Afirma que "Washington y Moscú corren el riesgo de caer en una confrontación armada que, por error o error de cálculo, podría conducir a una guerra nuclear".

Ha hecho sonar una alarma que Dunford aparentemente no ha oído.

El problema, según Scaparrotti, es que no existe el tipo de comunicación de salvaguardia entre los dos países que es esencial. "Personalmente, creo que la comunicación es una parte muy importante de la disuasión", dijo, y añadió, "así que creo que deberíamos tener más comunicación con Rusia. Aseguraría que nos entendemos y por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo".


Comentario: ¡Scaparrotti no es el más indicado para hablar! Este tipo ha estado aumentando la retórica contra Rusia durante años en su papel como Comandante Supremo Aliado de la OTAN en Europa.


Dunford, por otro lado, se opone a eso. Se queja petulantemente de que "es muy difícil para nosotros tener relaciones normales con un país que no se ha comportado con normalidad en los últimos años". Así que como a Dunford no le gustan las acciones de Rusia frente a Ucrania y Siria, está frustrando las oportunidades para evitar un problema de mayor magnitud y consecuencias. Su arrogancia no augura nada bueno para nuestra seguridad en el mundo.

El problema se ve amplificado por la volatilidad de la personalidad de los presidentes de ambos países. Son propensos a reacciones precipitadas. Mientras Trump se jacta de lo duro que ha sido con Rusia, Putin parece listo para luchar. "Hace cincuenta años, las calles de Leningrado me enseñaron una regla: si una lucha es inevitable, primero hay que golpear", dijo a los periodistas en 2015, según Newsweek.


Comentario: Estar decidido a defender a Rusia no es lo mismo que ser "volátil". Y no hay nada en las acciones de Putin que sugiera que es volátil.


El destacado académico ruso Stephen F. Cohen escribió recientemente que el Kremlin ha "elevado oficialmente su percepción de las intenciones estadounidenses hacia Rusia de 'peligros militares' a 'amenazas militares' directas".

"En resumen, el Kremlin se está preparando para la guerra, por muy defensiva que sea su intención", advierte Cohen.

No importa si la percepción del Kremlin de las intenciones estadounidenses es correcta o no. Es lo que es. La apertura de canales de comunicación parece ser la única vía práctica hacia un entendimiento mutuo más claro, y el hecho de que Dunford se interponga en su camino.

Por eso Dunford tiene que irse. Actualmente tiene que servir hasta el 1 de octubre. Pero es hora de que Trump tome medidas decisivas ahora.