El Gobierno de Namibia declaró el estado de emergencia nacional a causa del "desastre natural de sequía (que se vive) en todas las regiones" del país, informó el presidente Hage Geingob, en un comunicado.
Namibia drought
© AFP
El ganado y los animales salvajes también están en peligro a causa de la sequía
"Oficinas, ministerios y agencias y todos los demás interesados se movilizarán para garantizar que la asistencia necesaria alcanza las comunidades afectadas", agrega el documento divulgado a última hora de ayer en la cuenta oficial de Twitter de la Presidencia.

"Durante este periodo, el Gobierno se esforzará en todo momento en proteger a los ciudadanos de Namibia y a su ganado de la sequía", concluye el texto.

Como medidas para atajar los dañinos efectos provocados por la exigua estación de lluvias (enero-abril), las autoridades confirmaron que subvencionarán a los agricultores que disminuyan el número de reses de sus rebaños; comprándoles hasta un máximo de 100 animales.

Además, el Ministerio de Agricultura aseguró también que rehabilitará pozos y proveerá a las regiones afectadas en las que no existen fuentes alternativas de agua -excepto Khomas (centro)- con camiones cisterna; beneficiando a unos 10.000 hogares, según medios locales.

En la vecina Angola, se produjo una situación similar el pasado enero, cuando el presidente João Lourenço declaró el estado de emergencia por una severa sequía, dando inicio a una respuesta modesta, según justificó, por la ausencia de fondos.

Cuatro meses después, alrededor de 2,3 millones de angoleños se sumían en una crisis de seguridad alimentaria, con miles de niños acusados de desnutrición, de acuerdo con un informe elaborado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia de (Unicef).