El presidente de EEUU, Donald Trump, declaró que no necesita la aprobación del Congreso para lanzar un ataque contra Irán.
congreso eeuu
© Internet
Parecería que en EE.UU. da igual un congreso lleno o uno vacío...
Trump dijo en una entrevista con el periódico The Hill que sí tiene la autoridad para atacar a Irán sin contar con un permiso del Congreso.
"Hemos mantenido al Congreso al tanto de lo que estamos haciendo... pero no tengo que hacerlo por la ley".


Comentario: Curioso que en lo que se supone que es la "mejor democracia del mundo" un presidente puede decidir iniciar una guerra a gran escala sin tener que someter semejante acción al juicio del congreso. Sería interesante analizar cuáles son las diferencias reales entre el totalitarismo directo de un régimen dictatorial y el absolutismo encubierto del sistema democrático estadounidense.


Los líderes demócratas de EEUU exigieron que Trump obtenga permiso del Congreso antes de lanzar cualquier ataque contra Irán o cualquier otra nación.

Las tensiones entre los dos países se agravaron la semana pasada, luego de que un misil iraní derribó un dron militar estadounidense. Teherán sostuvo que el dron había ingresado al especio aéreo iraní, mientras Washington alega que estaba en el espacio aéreo internacional.


Comentario: Todo indicaría que el dron estaba efectivamente sobre territorio iraní.


Trump dijo que el ejército de su país estaba listo para atacar tres objetivos en Irán en respuesta al derribamiento del dron, pero aseguró que suspendió los ataques en último momento porque no eran proporcionales y podrían haber matado a muchas personas.


Comentario: Es poco probable que estos sean los motivos por los cuales EE.UU. suspendió los ataques. A Washington jamás le ha importado mantener la "proporción" a la hora de agredir a un supuesto enemigo, y mucho menos aún le han preocupado las eventuales víctimas inocentes consecuencia de este tipo de agresiones. Es mucho más probable en cambio que los halcones de guerra de la Casa Blanca, antes de iniciar el ataque hayan comprendido que Irán no es ni Iraq ni Siria, y que posiblemente Rusia no se quedaría de brazos cruzados ante semejante acción.