En algunas partes del sur de Kyushu han caído precipitaciones de más de 1.000 litros por metro cuadrado desde el viernes, una cantidad similar a la que llueve todo el mes de julio.
Equipos de rescate, ante el desbordado río Wada
© Kyodo / Reuters
Equipos de rescate, ante el desbordado río Wada
Las autoridades de Japón han a más de un millón de personas de la isla más al sur de Kyushu que se refugien en centros de evacuación y otras áreas seguras este miércoles debido a las fuertes lluvias, que provocaron pequeños desprendimientos de tierra y amenazaron con causar inundaciones generalizadas.

En algunas partes del sur de Kyushu han caído precipitaciones de más de 1.000 litros por metro cuadrado desde el viernes, una cantidad cercana a lo que llueve durante todo el mes de julio, dijo la emisora ​​NHK.


Los pronósticos apuntan a que caigan unos 300 litros por metro cuadrado más de lluvia en algunas áreas el jueves por la noche.

1.000 litros por metro cuadrado en 5 días

Las órdenes de evacuación fueron emitidas para 1,1 millones de residentes de las prefecturas de Kagoshima y Miyazaki en el extremo sur de Kyushu, dijo NHK. Se aconsejó a unos 930.000 más que se fueran. Solo unas 3.500 personas habían sido evacuadas a las 07:00 horas (GMT), según la Agencia de Manejo de Incendios y Desastres.

"Vivo sola junto a un río, y da miedo pensar que el agua suba", dijo una mujer en un centro de evacuación a NHK. Otra persona dijo que el volumen de lluvia era "terrible".

Las imágenes de televisión mostraron ríos llenos de agua marrón que bajaban a toda velocidad, pero ningún río se había desbordado hasta el miércoles por la noche, aunque un dique bajo se había roto y las autoridades trabajan para repararlo con bolsas de arena.

Precaución con el recuerdo de 2018

Se registraron varios deslizamientos pequeños, incluyendo uno que barrió dos autos y dañó un cobertizo prefabricado. Una madre y un niño en otro automóvil arrasados ​​por un desprendimiento de tierra sufrieron heridas leves.

Un usuario de Twitter publicó una foto de una carretera cubierta de agua marrón. "Whoa, el camino que tomo para trabajar es un desastre", escribió el usuario.

En Tokio, el primer ministro Shinzo Abe dijo que los residentes deberían "tomar medidas para proteger sus vidas, incluida la evacuación temprana", y ordenó a los militares que se preparen para las operaciones de rescate.

Abe fue criticado por la lenta respuesta del gobierno en julio de hace un año, cuando las fuertes lluvias provocaron deslizamientos e inundaciones, matando a más de 200 personas en el peor desastre climático de Japón en 36 años.