(España) - Los restos óseos encontrados el pasado 24 de junio en la fosa en la que se hallaron los cuerpos de las niñas de Alcàsser hace 27 años son humanos y podrían pertenecer a alguna de las chicas, según ha adelantado Las Provincias .
alcasser
© EFE
Desirée, Miriam y Toñi aparecieron muertas en 1993.
La investigación abierta por Guardia Civil desde que un vecino de Piles y su pareja encontraran de casualidad restos óseos hace nueve días habría determinado por el momento que el hallazgo pertenece a restos humanos. Así, la Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Valencia acaba de determinar, según avanza Las Provincias, que los restos son de cuatro trozos de falange humana aunque aún no se puede concretar la edad o sexo de los mismos.

Vicente B., encontró hace nueve días una falange en el paraje de la Romana en la localidad de Tous, lugar en el que Miguel Ricart y Antonio Anglés violaron y asesinaron a las tres jóvenes desaparecidas en 1992: Desirée, Miriam y Toñi. El vecino, que había ido con su pareja al lugar en el que se encontraron los cuerpos hace casi tres décadas, escarbó un poco más y halló tres trozos más de hueso que llevó al cuartel de la Guardia Civil de Oliva.

Inicialmente se creía que se trataba de restos de algún animal como una alimaña, algo que ya ha quedado descartado. Ahora los investigadores tratan de averiguar más datos de los restos que se cree que podrían pertenecer a alguna de las tres chicas.

Un crimen que conmocionó a la sociedad

Es el juzgado de Instrucción 6 de Alzira, que se encarga del sumario del crimen de Alcàsser, el que debe decidir si traslada los huesos hallados a un laboratorio que extraiga el ADN para cotejarlo con el de Toñi, Miriam y Desirée.

El crimen de Alcàsser, del que recientemente se emite un documental, conmocionó a la opinión entre noviembre de 1992 y enero de 1993 cuando fueron encontrados los cuerpos de las tres adolescentes. Miguel Ricart fue el único detenido y tras cumplir 20 de los ciento setena años de condena, salió hace cinco años de la cárcel beneficiándose de la Doctrina Parot. Antonio Anglés, considerado el autor material, sigue en búsqueda y captura.