El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) ha derribado este lunes un avión no tripulado israelí en el sur del territorio libanés.
Un avión no tripulado (dron) del ejército israelí en pleno vuelo.

Un avión no tripulado (dron) del ejército israelí en pleno vuelo.
"Los combatientes de la Resistencia Islámica han derribado un avión no tripulado israelí que había cruzado la frontera palestino-libanesa y se dirigía hacia la ciudad sureña de Ramia", ha informado este lunes Hezbolá en un comunicado.

Según la nota, el dron israelí se ha estrellado en territorio libanés y se encuentra en poder de Hezbolá.


El dron israelí ha tratado de adentrarse en territorio libanés para acopiar información sobre la Resistencia libanesa, explica la fuente.

Hasta el momento, el ejército del régimen israelí no ha confirmado ni ofrecido comentarios sobre el derribo de su avión no tripulado.

El incidente ocurre tras una fuerte escalada de tensiones entre Israel y Hezbolá, que comenzó el pasado 25 de agosto, cuando dos aviones no tripulados israelíes se avistaron en la localidad de Dahyeh, ubicada en los alrededores del sur de Beirut: uno de ellos estalló frente al centro de prensa del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) sin causar víctimas mortales y el otro fue capturado por las fuerzas de la Resistencia libanesa.

Anteriormente, el presidente libanés, Michel Aoun, consideró dichos ataques como "una declaración de guerra" y reivindicó el derecho de su pueblo a la defensa de su soberanía e independencia.

Por su parte, el movimiento libanés respondió a la agresión israelí disparando misiles antitanque contra un vehículo blindado israelí en el norte de los territorios ocupados de Palestina: los militares que viajaban bordo del vehículo resultaron muertos o heridos.

Al parecer, poco importa que el ejército israelí haya puesto en alerta máxima a sus tropas y desplegado decenas de tanques y unidades de artillería cerca de la frontera de El Líbano para repeler una posible respuesta de Hezbolá.