La canciller alemana ha defendido ante el Parlamento de su país el aumento gradual del gasto de defensa hasta el 2 % del PIB, la cifra que demanda EE.UU.
angela merkel
© John Macdougall / AFP
La canciller alemana, Angela Merkel
Europa y Estados Unidos han estado compartiendo valores comunes durante décadas, pero los europeos ya no deberían confiar en la incondicional asistencia militar de Washington, ha declarado este miércoles la canciller alemana, Angela Merkel, ante el Bundestag.

"Estados Unidos ya no asumirá automáticamente el papel de protector para nosotros los europeos, como pasaba durante la Guerra Fría", cita a la mandataria Deutsche Welle. Por esta razón, es "importante" para Alemania mantener sus "promesas" dentro de la OTAN, ha explicado la política en el Parlamento alemán durante el debate presupuestario.

Durante su intervención, Merkel ha calificado a EE.UU. de una "superpotencia" a la que Europa se ha vinculado "a través de un sistema de valores", y a pesar de que últimamente entre la UE y el país norteamericano han surgido muchas diferencias, "todavía hay algo en común entre nosotros", ha señalado la canciller.

En este sentido, ha insistido en que Berlín debería "fortalecer el vínculo transatlántico" y aumentar gradualmente su inversión en defensa "hasta el 2 %" del producto interno bruto, en medio de los constantes llamamientos a aumentar este gasto dirigidos por la Casa Blanca a los miembros de la OTAN.


Comentario: Parece que la técnica de negociación de Trump funcionó y ahora Merkel hace el llamado a incrementar su gasto para la OTAN.


Por otro lado, la mandataria ha defendido que la UE debe seguir construyendo su "propio pilar de defensa común Pesco", en referencia a la Cooperación Permanente Estructurada en Defensa, formada por 25 Estados europeos.

¿Acabará la dependencia de EE.UU.?

Washington ha exigido reiteradamente que la economía líder de Europa aumente sus gastos militares, mientras que el embajador de EE.UU. en Alemania, Richard Grenell, acusó a Berlín de eludir sus responsabilidades y deberes como aliado al no unirse a las misiones de EE.UU. en Oriente Medio.

La canciller alemana ha abogado durante mucho tiempo por reducir la dependencia de Europa de EE.UU., al menos en términos de política exterior y de defensa. Por ejemplo, en 2017 afirmó que era hora de que las naciones europeas "tomen su destino en sus propias manos", ya que los tiempos en que podían "depender completamente de otros han pasado".

En 2018, Merkel reiteró esta idea mientras se asociaba con el presidente francés Emmanuel Macron, quien también defiende una mayor soberanía de la UE. "Ya no podemos confiar en que EE.UU. nos proteja. Europa debe tomar su destino en sus propias manos, es nuestro desafío para el futuro", declaró entonces la líder alemana.