Significativos niveles de lluvias reportó la provincia de Santiago de Cuba en las últimas 24 horas, favorecidos por la zona de bajas presiones en el Mar Caribe y su extensa área de nublados.

lluvia cuba
© Juan Pablo CARRERAS
Las fuertes lluvias caídas en la ciudad de Holguín, el 27 de mayo de 2011, provocaron inundaciones en un área de la ciudad
Omar Palacios, subdelegado técnico de la Delegación de Recursos Hidráulicos en el territorio, dijo a la AIN que las cifras más altas ocurrieron en el municipio de Palma Soriano, con 287,2 milímetros, Sigua, en Baconao (240) y el Centro Urbano José Martí (152).

Igualmente, se registraron en el Centro Histórico de la ciudad capital (136 milímetros), Parada (120), Micro Siete, del "José Martí" (117), El Cobre (110) y central Chile (101,1).

Esas precipitaciones clasifican como intensas, señaló Gerardo Nápoles, jefe del Grupo de Pronósticos del Centro Meteorológico en Santiago de Cuba.

Puntualizó que la estación de la Universidad de Oriente reportó 118,9 milímetros, en tanto la de montaña, en la Gran Piedra, 151,4.

Muy beneficiosas resultan para la recuperación del manto freático y la reactivación de los pozos, muchos de los cuales estaban secos por la ausencia de precipitaciones en los seis meses que antecedieron a mayo.

Dada la topografía montañosa de la provincia, numerosas comunidades rurales se abastecen por esa fuente natural que -al deprimirse- ocasionó afectaciones en el suministro de agua y fue necesario activar el servicio de pipas, como sucedió en el municipio montañoso de Guamá.

También las precipitaciones beneficiaron a la agricultura y los embalses, aunque estos últimos estaban en una situación favorable cuando comenzó a llover, con poco más de 76 por ciento de su capacidad común de llenado.

Ahora superan el 78 por ciento, cifra que se incrementará con los escurrimientos, en tanto ya vierten las presas Chalons y La Majagua y otras lo harán próximamente.