El canciller iraní afirmó que se trata de "un día triste" al dar a conocer las conclusiones preliminares de la investigación interna que realizan las Fuerzas Armadas.

avión ucraniano accidentado en Teherán
© Reuters
Escombros del avión ucraniano accidentado en Teherán (Irán). 8 de enero de 2020.
Irán ha admitido este sábado que derribó el avión de pasajeros ucraniano "involuntariamente" debido a un error humano. Las declaraciones correspondientes fueron publicadas por el canciller del país Mohamad Yavad Zarif y el presidente Hasán Rohaní, que citan conclusiones preliminares de una investigación de la Fuerzas Armadas.

En la investigación se señala que un "error humano" provocó el derribo de la aeronave en la que perdieron la vida las 176 personas a bordo.

El Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines "tomó la postura de vuelo y la altitud de un objetivo enemigo" cuando se acercó a una base del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní. "En estas circunstancias, debido a un error humano", el avión "fue atacado", señala el informe.

Al respecto, una fuente militar del país persa señaló que la aeronave ucraniana fue derribada en medio de una alerta de combate emitida ante la posible respuesta de EE.UU. a los ataque iraníes contra las bases estadounidenses en Irak.

Zarif: "Día triste"

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif afirmó que se trata de "un día triste" al darse a conocer las conclusiones preliminares de la investigación interna.

"Un error humano en el momento de la crisis causada por el aventurismo de EE.UU. llevó al desastre. Nuestro profundo pesar, nuestras disculpas y condolencias a nuestro pueblo, a las familias de todas las víctimas y las otras naciones afectadas", señaló en un tuit el funcionario.


Rohaní: "Irán lamenta profundamente este error desastroso"

"La investigación interna de las Fuerzas Armadas ha concluido que, lamentablemente, misiles disparados por error humano causaron el horrible siniestro del avión ucraniano y la muerte de 176 personas inocentes", declaró por su parte el presidente de Irán, Hasán Rohaní.

Tras asegurar que "las investigaciones continúan para identificar y procesar esta gran tragedia y error imperdonable", el mandatario iraní expresó sus "condolencias más sinceras" a las familias de las víctimas.

"La República Islámica de Irán lamenta profundamente este error desastroso", manifestó Rohaní.


"En el ambiente de amenazas e intimidación por parte del agresivo régimen estadounidense contra la nación iraní tras el martirio del general Qassem Soleimani y con el fin de defendernos de posibles ataques del Ejército norteamericano, las Fuerzas Armadas de la República Islámica de Irán se encontraban en plena alerta, lo que desgraciadamente llevó a esta terrible catástrofe que se cobró las vidas de decenas de inocentes por un error humano y el lanzamiento [de misiles] equivocado", indicó el mandatario iraní en un comunicado oficial.

Rohaní agregó que "este doloroso accidente no es algo que se pueda pasar por alto fácilmente" y que, además de procesar a los responsables, "también es necesario adoptar las disposiciones y medidas necesarias para hacer frente a las deficiencias de los sistemas de defensa del país a fin de garantizar que un desastre así no se repita nunca más".

Anteriormente, varios países entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá y Reino Unido habían señalado que el avión fue derribado probablemente de manera no intencional, una acusación que Teherán había negado inicialmente mientras se llevaban a cabo las investigaciones.

Accidente Fatal

Poco después de que Irán lanzara un ataque con decenas de misiles balísticos contra bases iraquíes que albergan tropas estadounidenses, el Boeing 737-800 de Ukraine International Airlines desapareció de los radares tras despegar del aeropuerto internacional de Teherán.

Según el informe preliminar de la Organización de Aviación Civil de Irán, la aeronave alcanzó unos 2.400 metros de altura, dio vuelta rumbo al aeropuerto y se estrelló a las 6:18 (hora local). En ese lapso no hubo mensaje alguno de la tripulación.

Un residente de la localidad grabó la caída del avión en llamas y la posterior explosión que produjo su impacto contra la tierra. En el siniestro perdieron la vida todos los 176 pasajeros que iban a bordo.

El bombardeo llevado a cabo por la nación persa fue una venganza por el ataque con aviones no tripulados ordenado por Washington en Bagdad, que acabó con la vida de 12 personas, entre ellas la del general iraní Qassem Soleimani.