Un alto rango militar norteamericano asegura que ahora se piensa mucho más en la preparación ante un potencial conflicto nuclear.
us army
© Bryan Woolston / Reuters
Paracaidistas del Ejército de EE.UU. se preparan para partir hacia Oriente Medio desde Fort Bragg, Carolina del Norte, el 5 de enero de 2020.
De todas las capacidades militares sofisticadas de Rusia y de China, las armas nucleares son las que más preocupan actualmente a EE.UU. en el contexto de la competencia entre grandes potencias. Así lo declaró la semana pasada el general James McConville, jefe de Estado Mayor del Ejército estadounidense, durante una charla en el 'think tank' Atlantic Council en Washington.

"Nunca queremos llegar a una guerra nuclear", dijo McConville, tras recordar que las armas nucleares crean "una amenaza existencial". "La gente habla sobre conflictos de grandes potencias o guerras de grandes potencias, pero nadie quiere llegar a un intercambio nuclear entre grandes potencias", reiteró el militar.

Preguntado sobre si, en su opinión, el Ejército está dedicando suficiente atención a la preparación ante un potencial conflicto nuclear, McConville indicó que la rama está ahora "pensando mucho más en ese tipo de cosas".

El general explicó que, en los últimos 18 ó 19 años, se ha centrado en otros tipos de conflictos actuales para ese periodo — como "una guerra irregular", el contraterrorismo o la contrainsurgencia — , aunque ahora nos encontramos "en un punto de inflexión", constató.

En este sentido, el jefe de Estado Mayor del Ejército detalló que los desafíos nucleares se integran en juegos de guerra, y que se busca personal "con las habilidades adecuadas" para manejarlos.

Putin, sobre las armas rusas: "Debemos ser los mejores"

El Ejército ruso puede garantizar la seguridad del país, lo que es especialmente importante debido a la inestabilidad en el mundo, aseveró el mes pasado el presidente Vladímir Putin. El mandatario dijo que los equipos militares de Rusia tienen que ser los mejores del mundo, mientras que "la protección fiable y garantizada" de la nación "contra cualquier potencial amenaza militar debe ser invariable".


El presidente informó, asimismo, que la proporción de armas modernas en la tríada nuclear de Rusia alcanzó el 82 %, al tiempo queexpresó su preocupación por la creciente "degradación del sistema de control de armamentos".