Al menos 109 personas han fallecido en el norte de Pakistán a causa de la última serie de nevadas y tormentas. Una avalancha engulle a un grupo de trekking de siete personas en el Circuito del Annapurna, en Nepal.
Sale el sol en el Annapurna

Sale el sol en el Annapurna
Parte de España está viviendo estos días un fuerte temporal de lluvias y viento. Una situación análoga, pero mucho más grave, es la que experimentan estos días de invierno los países donde se concentran las grandes montañas de Asia. Las noticias sitúan el número de víctimas mortales en las tres cifras, con graves incidentes en varias localizaciones de Pakistán, Nepal e incluso Afganistán.

Más de 100 muertos en el norte de Pakistán

La región más afectada es la del norte de Pakistán, donde un virulento frente ha traído consigo violentas nevadas, fuertes lluvias y temperaturas extremas. El epicentro de la desgracia se localiza en el valle de Neelum, en Cachemira, donde más de 70 personas habrían perdido la vida. También Gilgit-Baltistán estaría sufriendo de lo lindo.

Las crónicas de los medios de comunicación locales hablan de un enorme grado de destrucción, con viviendas afectadas por los aludes, personas enterradas en numerosos eventos casi simultáneos, vías de comunicación destruidas que no permiten evacuar a los heridos y comunicaciones interrumpidas que impiden la coordinación de la ayuda.

Los lugares de menor altitud, en que las nevadas no han tenido tanta afectación, se han visto sorprendidos sin embargo por fuertes lluvias y peligrosas inundaciones, que han causado estragos y víctimas a su paso.

Grupo coreano de trekking, sepultado en Nepal

En Nepal, mientras tanto, la noticia que más ha conmocionado a la prensa internacional ha sido la desaparición de un grupo de trekking de siete personas en el famoso Circuito del Annapurna, una de las caminatas más demandadas del país.

El grupo estaba formado por cuatro coreanos y tres nepalíes. El contacto con ellos se perdió en la mañana del viernes en la zona de Deurali, una de las comunidades que rodea el macizo del Annapurna por su lado sur.

Las malas condiciones meteorológicas no permitieron que un helicóptero sobrevolara el lugar de los hechos hasta el día siguiente. No se halló ningún rastro de los senderistas desaparecidos, aunque se sospecha que habrían quedado sepultados a unos cinco metros de profundidad bajo los restos de una avalancha que bloqueó la ruta.

Otros cinco integrantes del mismo grupo coreano se habían refugiado en uno de los lodges que abundan en la zona. Tanto ellos como otra treintena de senderistas tuvieron que ser evacuados del Circuito del Annapurna a lo largo del fin de semana debido a la avalancha que bloquea el camino.