Las labores de búsqueda de los dos trabajadores del vertedero de Zaldibar (Bizkaia) que han quedado sepultados tras el desprendimiento de una ladera se han reactivado a pesar de la presencia de amianto y de la inestabilidad del terreno. Las excavaciones fueron suspendidas temporalmente la madrugada de este viernes debido a la aparición de un depósito de amianto. Se trata de dos vecinos de los municipios Markina y Zalla, según han informado este viernes las autoridades.
Imagen del desprendimiento de tierra que ha obligado a cortar la A-8

Imagen del desprendimiento de tierra que ha obligado a cortar la A-8
Los técnicos del Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales-Osalan aconsejaron detener la búsqueda hasta determinar cómo proceder para que nadie del equipo que interviene en el rescate resulte afectado por la inhalación de este material. La Ertzaintza ha movilizado un helicóptero, drones, personal de rescate de montaña y la Unidad Canina, acompañados de dotaciones de bomberos forales para rescatar a las dos personas.

Los dos trabajadores se encontraban realizando sus labores en la parte alta de la ladera cuando la caída de un árbol de gran tamaño ha provocado un desprendimiento de tierras de "grandes dimensiones" que se los ha engullido. La avalancha, ocurrida sobre las cuatro de la tarde del jueves, obligó a cortar los cuatro carriles de la A-8 a la altura de Zaldibar en ambos sentidos desde las cuatro de la tarde del jueves. La autopista continuará cerrada al tráfico en su tramo entre Eibar (Gipuzkoa) y Durango (Bizkaia) durante los próximos días, hasta que se retire la tierra de la calzada.

La AP-8 es una de las principales arterias de la red viaria vasca. Por el tramo en el que se ha producido el desprendimiento circulan a diario unos 23.500 vehículos.

Desde el momento de incidente, el tráfico ha registrado a lo largo de la tarde y la noche de este jueves retenciones kilométricas en dirección San Sebastián. Se ha desviado por la salida de Ermua y sentido Cantabria por la salida de Eibar. Para aligerar la circulación en dirección Bilbao se ha abierto el peaje en Durango. El corrimiento ha afectado también a la N-634, que ha registrado igualmente grandes colas.

Los perros han marcado diversos puntos, en los que se han centrado las labores de desescombro, sin que minutos antes de las nueve de la noche hayan dado resultado. Una vez agotada la luz natural, se trabaja en el lugar con grupos electrógenos.

"Catástrofe ambiental y humana"

Equo Berdeak califica este derrumbe como "catástrofe ambiental y humana" de "difícil solución y coste millonario". Según ha informado la formación en un comunicado, con el derrumbe "los problemas no han hecho más que empezar" ya que "a buen seguro se van a encontrar residuos peligrosos". Por ello, pedirá responsabilidades al Gobierno Vasco por su "dejación" durante décadas en el control de las escombreras vascas.
"A la vista de las enormes dimensiones del vertedero, un derrumbe de tal magnitud, a buen seguro habrá provocado el deslizamiento de millones de toneladas de residuos, lo que supone un coste millonario, que posiblemente habrá de ser costeado por las instituciones públicas, al menos en lo referente a los residuos que han alcanzado las inmediaciones de la autopista A-8", ha advertido.
Equo Berdeak también ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que entre los residuos se encuentren "materiales peligrosos" que hayan quedado expuestos "a la intemperie, con el riesgo de que la lluvia o el viento puedan liberar su toxicidad al entorno y a las poblaciones circundantes".