El líder norcoreano Kim Jong-un visitó este domingo (16.02.2020) el mausoleo familiar en Pionyang para conmemorar el 78 aniversario del nacimiento de su padre y predecesor Kim Jong-il, según medios estatales, lo que supone la primera aparición pública del dictador en tres semanas.
kim jong-un
Kim rindió tributo a la memoria del exlíder en el Palacio del Sol de Kumsusan, en la capital norcoreana, como es tradición en esta efeméride, y realizó una solemne ofrenda floral ante los cuerpos embalsamados de su padre y su abuelo, Kim Il-sung, fundador del país y de la dinastía en 1948, reportó la agencia estatal KCNA.

El "líder supremo" ofreció "sus más altos respetos" ante las efigies de sus antepasados y predecesores en el cargo con motivo de la celebración del Día de la Estrella Brillante, que constituye "la mayor de las festividades auspiciadas por la nación", señaló la KCNA.

Ausencia de Kim causó especulaciones

La KCNA y la televisión estatal KCTV ofrecieron imágenes del líder en el mausoleo ataviado con una gabardina de cuero y flanqueado por una comitiva más reducida que en años precedentes, en los que la conmemoración estuvo acompañada de fuegos artificiales o eventos multitudinarios, de los que los medios del régimen no dieron constancia en esta ocasión.

Se trata de la primera aparición de Kim en los medios estatales desde el pasado 25 de enero, una ausencia que ha dado lugar a especulaciones en Corea del Sur de que el líder norcoreano estaba preocupado por contagiarse del nuevo coronavirus (COVID-19), que se originó en la vecina China.

El hermético país, uno de los más pobres de Asia, decidió a finales de enero cancelar la entrada de todos los viajes turísticos y poner en cuarentena a toda persona procedente de China para evitar la propagación del COVID-19. Por el momento, la propaganda norcoreana no ha reportado ningún contagio dentro de su territorio.