Justicia promoverá que los fiscales instruyan antes de final de año.
Camino al totalitarismo partidocrático en España: Justicia promoverá que los fiscales instruyan antes de final de año
© EFE
El ministro en su comparencencia ante la Comisión de Justicia.
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha pasado este lunes su primera prueba de fuego en el Congreso de los Diputados. En una comparecencia en la que quiso enfatizar que mantendrá la mano tendida para lograr una reforma de la Justicia que más que necesaria es ya urgente, anticipó cuales serán sus objetivos principales para la legislatura. Anticipó que tiene previsto presentar una nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) para que sean los fiscales quienes instruyan las causas penales, en vez de los jueces.

La reforma anunciada, que tachó como "reto nacional", se gestionará así coincidiendo con la presencia al mando de la Fiscalía General del Estado de su antecesora en el cargo, la exministra Dolores Delgado. "Todas las materias esenciales este ministro las traerá con el máximo soporte, tendrá que ser una ley de lento desarrollo", anticipó. "La idea es coger los mejores textos, hay dos, y crear un camino", dijo.

"Es absolutamente perentorio que demos el paso de superar una legislación decimonónica, estructural y sustantivamente desbordada por la realidad procesal" ha señalado durante su discurso inicial en la Comisión de Justicia, añadiendo que no puede decirse que tenemos una LECrim de 1882 "y quedarnos tan anchos", defendió Campo. Defendió también que garantizar un proceso penal moderno y democrático exige atribuir la dirección de la investigación al Ministerio Fiscal. Dijo que esta iniciativa, que ya se intentó en el pasado tanto en Gobierno sociales como populares sin éxito, servirá para fortalecer "las garantías constitucionales" y deslindar "las funciones instructoras de los juzgadores".

Esta no ha sido la única iniciativa lanzada. Campo ha anunciado también la presentación por parte de departamento de una Ley Orgánica del Derecho de Defensa y un Anteproyecto de Ley orgánica de Protección Integral a la Infancia y la adolescencia frente a la Violencia. Incidió especialmente en la que, sin duda, es una de sus prioridades: el Plan Justicia 2030. "Liderar el cambio", "liderar consensos", "mano tendida", anunció.

En la misma línea reclamó "altura de miras" para alcanzar un gran acuerdo. Ha explicado que se reforzarán "los mecanismos de protección de los colectivos más vulnerables, como las Oficinas de Asistencia a las Víctimas del Delito, y se renovará el firme compromiso del Ministerio de Justicia con las mujeres que sufren la violencia machista, mediante el cumplimiento de las medidas contempladas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género".

La oposición, contra Delgado

Campo superó la comparecencia sin grandes sobresaltos. Se enfrentó a preguntas que esperaba escuchar. "La propuesta de Delgado nos lleva a una situación insostenible", lanzó el portavoz del PP. Desde Ciudananos, Edmundo Bal cuestionó la reforma del Código Penal respecto al delito de sedición y el nombramiento de Delgado al frente de la Fiscalía. Desde las filas 'amigas', las de Podemos, y de la mano de Jaume Asens se escucharon ataques contra el actual Consejo del Poder Judicial considerado de parte por su falta de renovación. Asens achacó a este perfil mayoritariamente conservador, la declaración institucional en la que el órgano reprochó a Pablo Iglesias su cuestionamiento público de la Justicia española.

Por Vox intervino Javier Ortega Smith. Al igual que Ciudadanos, cargó contra el nombramiento de la exministra de Justicia. "¿Qué imagen cree que se traslada a toda la ciudadanía con su nombramiento?", dijo. "¿Un Ministerio Fiscal que depende del Gobierno va a liderar la instrucción?", se preguntó también al hilo del anuncio efectuado por Campo.