El jefe de la Comisión de Inteligencia del Senado, el republicano Richard Burr, pidió que se le haga una revisión ética luego de que fue criticado por vender hasta $1.7 millones en acciones justo antes de que las bolsas se desplomaran en febrero debido a la pandemia de coronavirus.
Los senadores Richard Burr y Kelly Loeffler vendieron acciones antes de la caída de la Bolsa por la pandemia del coronavirus.

Los senadores Richard Burr y Kelly Loeffler vendieron acciones antes de la caída de la Bolsa por la pandemia del coronavirus.
Burr no fue el único en el Senado en vender acciones justo antes del desplome bursátil.

Su colega republicana Kelly Loeffler vendió centenares de miles de dólares en acciones a finales de enero, cuando los senadores comenzaban a recibir informaciones sobre el virus.

Documentos del Senado muestran que Burr y su esposa vendieron entre $600,000 y $1.7 millones en más de 30 transacciones separadas a finales de enero y mediados de febrero, antes de que los mercados comenzaran a caer y cuando las autoridades de salud comenzaban a advertir sobre los efectos del virus. Varias de las acciones eran en compañías dueñas de hoteles.

En una declaración el viernes por la mañana, Burr dijo que le solicitó a la Comisión de Ética del Senado que investigara el asunto, "entendiendo la presunción que muchos podían hacer a posteriori".

Burr dijo que basó su decisión de vender "solamente en reportes públicos de noticias", específicamente los de salud y ciencia provenientes de las corresponsalías de CNBC en Asia, para tomar las decisiones financieras.

No hay indicios de que Burr, que no aspira a la reelección cuando su término concluya en 2022, tuviera acceso a información privilegiada en el momento en que vendió las acciones antes de que los papeles bajaran de precio. La comisión de inteligencia que él encabeza no recibió información sobre la pandemia en la semana en la que la mayoría de las acciones fueron vendidas, de acuerdo con una persona con conocimiento del asunto que pidió preservar el anonimato.

Los senadores recibieron información a puertas cerradas el 24 de enero, lo que era de dominio público.

Las ventas de las acciones fueron reportadas inicialmente por ProPublica y el Center for Responsive Politics. La mayoría se produjeron el 13 de febrero, apenas antes de que Burr diera un discurso en Washington en el que pronosticó consecuencias graves por el virus, incluso cierres de escuelas y recortes en los viajes de negocios, de acuerdo con un audio obtenido por National Public Radio y dado a conocer el jueves. En ese discurso, Burr ofreció un pronóstico mucho más funesto que en declaraciones hechas públicamente.