Las fuerzas militares estadounidenses que ocupan la base aérea de Jerab al-Yair, enclavada en el municipio de Al-Malikiya, provincia de Al-Hasaka, en el noreste de Siria, cerca de la frontera con Irak y Turquía, recibieron este miércoles un convoy de pertrechos, informan medios locales.

US army syria
© Anadolu
Desde octubre de 2019, EE.UU. ha enviado convoyes militares a Siria con insumos logísticos, material de guerra, tanques y artillería.
Se trata de una columna de entre 20 y 50 camiones que transportaron insumos logísticos destinados a incrementar el área fortificada de la mencionada base ocupada por las unidades de EE.UU.

Estados Unidos anunció la decisión de retirarse de Siria, pero en octubre de 2019 dio marcha atrás a este propósito, y volvió a desplegar tropas en el noreste del país, con el objetivo expreso de "proteger los pozos petroleros sirios".

Siria ha reiterado que EE.UU. no tiene autorización para mantener una fuerza militar en su territorio. El Gobierno de Bashar Al-Assad ha denunciado que el contingente que ocupa la base aérea de Jerab al-Yair está al margen de la ley y el Derecho Internacional, así como que su único objetivo es controlar la producción petrolera de la región, a favor de los intereses estadounidenses.

De igual manera, la población civil de la provincia de Al-Hasaka ha manifestado su inconformidad con la presencia militar estadounidense, realizando muestras de su rechazo al colocar altavoces y emitir mensajes hacia la base que ocupa EE.UU. pidiendo el retiro de las tropas.