Moscú aboga por aunar esfuerzos para equilibrar el mercado petrolero y está lista para colaborar con EE.UU., aseguró el presidente ruso.
aramco worker
© Maxim Shemetov / Reuters
Un empleado observa las instalaciones petroleras de Saudi Aramco en Abqaiq (Arabia Saudita), 2019.
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha sugerido este viernes que Arabia Saudita, que se ha retirado del acuerdo de la OPEP +, está tratando de deshacerse de los competidores que producen petróleo de esquisto.

En una reunión por videoconferencia sobre los mercados mundiales de energía, el mandatario mencionó varias razones de la caída de los precios del petróleo. Una de ellas -afirmó- es la retirada de Arabia Saudita del acuerdo de la OPEP +, el aumento de la producción y, al mismo tiempo, el anuncio de su disposición a ofrecer descuentos.

"Todo esto es comprensible, ya que aparentemente se debe a los intentos de nuestros socios de Arabia Saudita de deshacerse de los competidores que producen el llamado petróleo de esquisto", indicó el presidente, aclarando que, para hacerlo, "el precio debe ser inferior a los 40 dólares por barril". Según Putin, Riad, en cierta medida, "está logrando su objetivo", pero Rusia no lo necesita.

Moscú aboga por aunar esfuerzos para equilibrar el mercado petrolero y está lista para colaborar con EE.UU., aseguró el presidente ruso.