El Gobierno aprobó en enero una subida del salario de los trabajadores públicos del 2% y fijó una restricción para que ningún ministerio pudiera elevar más el capítulo de gastos de personal.

Temiendo perder sus puestos y privilegios, el Gobierno español sube el salario de policías y guardias civiles saltándose su límite de gasto
© Efe
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el Congreso.
El Ministerio del Interior aprobó el martes, en mitad de la polémica por el cese del jefe del cuerpo en Madrid, Diego Pérez de los Cobos, la subida del sueldo de policías y guardias civiles. El Gobierno se había comprometido a adoptar esta medida al inicio del año, pero ha tardado seis meses en aprobarla, coincidiendo justo en mitad de la polémica. Para mayor sospecha, el Gobierno ha aprobado esta subida salarial saltándose su propia restricción de gasto que aprobó al inicio del año. En enero, cuando se consolidó el incremento de los sueldos de los trabajadores públicos, el Ejecutivo determinó que ningún ministerio estaba autorizado a incurrir en nuevos gastos en el capítulo de costes salariales.

Así figura en el Real Decreto-ley 2/2020, en su artículo 21, que determina que "cualquier nueva actuación que propongan los departamentos ministeriales no podrá suponer aumento neto de los gastos de personal". En otras palabras, si un ministerio quiere aprobar un incremento salarial debe compensarse con una bajada de los gastos en otra parte de la plantilla. No puede producrise un aumento neto del capítulo primero, que es el que recoge los gastos salariales.

El Ministerio del Interior se saltó esa limitación con la subida aprobada este miércoles, 27 de mayo, en el BOE. En concreto, la medida tendrá un coste extra de 247 millones de euros anuales y se aprueba con carácter retroactivo a fecha del 1 de enero. Eso significa que en los próximos días los policías y guardias civiles percibirán una paga extra equivalente a la subida salarial de los últimos cinco meses.

Para aprobar esta subida salarial sin contravenir la normativa que se impuso el propio Gobierno, el RDL publicado hoy incluye una disposición adicional, la primera, en la que determina que la medida no computa dentro del límite de gasto fijado. "Se exceptúan de la limitación de gasto establecida en el artículo 21 del Real Decretoley 2/2020, las medidas necesarias para la aplicación del Acuerdo entre el Ministerio del Interior, sindicatos de Policía Nacional y asociaciones profesionales de la Guardia Civil", establece el Gobierno. Eso sí, eso no significa que no compute como déficit y como deuda pública, ya que Eurostat no lo permite, simplemente se excluye de la restricción de gasto aprobada en enero.

De esta forma, se concede esta excepcionalidad imprevista al Ministerio del Interior para subir el salario de los policías y guardias civiles en mitad de la polémica que rodea al ministro Fernando Grande-Marlaska. El Gobierno no tenía intención de aprobar ninguna subida salarial adicional a la que ya hizo ese día 21 de enero cuando elevó un 2% el sueldo de los trabajadores públicos. La limitación incluida en ese RDL tuvo como objetivo evitar mayores incrementos del capítulo de gastos de personal para evitar una nueva desviación del déficit como la ocurrida en 2019. Ese año el Ejecutivo rompió la senda de reducción del déficit provocando el primer aumento en el desfase de las cuentas públicas desde el el inicio de la recuperación económica.

El año 2020 empezó también con un ritmo frenético de gasto, con los decretos aprobados por el Gobierno recién elegido. En concreto, se subió el salario de los funcionarios un 2% y las pensiones un 0,9%. Todos ellos volverán a ganar poder adquisitivo este año si se tiene en cuenta que la inflación será negativa este año.

La subida del salario de policías y guardias civiles aprobada hoy en el BOE forma parte del acuerdo alcanzado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2018 para la equiparación de los cuerpos nacionales a los autonómicos. El incremento actual es el tercero de los tramos pactados y debería haberse aprobado en enero, el el RDL 2/2020 que incluye las retribuciones del resto de la función pública. El Gobierno de Pedro Sánchez descartó hacerlo entonces y durante los últimos meses había rechazado las reivindicaciones de los sindicatos de policías y guardias civiles para cumplir el acuerdo. Hasta ahora. Interior ha aprobado la subida salarial justo en el momento en el que las cuentas públicas están en una situación más delicada.

Para comprender la magnitud del agujero, el mismo RDL que aprueba la subida salarial de policías y guardias civiles incorpora también unas transferencias extraordinarias del Estado a la Seguridad Social por valor de casi 31.000 millones de euros, para que el sistema pueda pagar las pensiones y prestaciones extraordinarias, ya que se ha quedado sin liquidez. La situación de la Seguridad Social es solo un ejemplo del estado maltrecho de las cuentas públicas españolas, ya que al déficit estructural se une ahora la crisis del coronavirus. Según las previsiones de la Autoridad Fiscal (AIReF) y del Banco de España, la deuda pública superará este año el 115% del PIB y podría ser incluso superior al 120%.