De momento las armas están en fase de pruebas y apenas unas pocas unidades operativas las pueden utilizar antes de su generalización en el cuerpo.
La Guardia Civil empieza a entrenar con pistolas táser en plena crisis sanitaria en España
© EFE
Un policía italiano con una pistola táser en la presentación pública de este tipo de armas en 2018.
El pasado 12 de mayo, la Dirección General de la Guardia Civil colgó en su intranet un escrito que anunciaba que el instituto armado estaba comenzando a desplegar pistolas táser entre su plantilla. Se trata, como reza el mismo texto, de "una primera evaluación operativa" de este tipo de armas, que vienen siendo demandas por los agentes de la corporación desde hace años. En concreto, sus asociaciones profesionales han reclamado en repetidas ocasiones al Ministerio del Interior que les suministre estas pistolas para hacer frente a los retos delincuenciales, ya que se trata de herramientas que permiten atender la proporcionalidad a la que tantas veces apelan los tribunales para exonerar o condenar a los agentes.

Hace tres años, de hecho, la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), mayoritaria en el cuerpo, logró sacar a la Dirección General el compromiso de adquirir este tipo de armas. Dos años antes, como recuerda la propia agrupación, el teniente general que en esos momentos ejercía el cargo de Mando de Operaciones autorizó el inicio de los trámites para adquirir estos dispositivos denominados "de reducido impacto". Ha tenido que pasar un lustro para que la Dirección General adquiera los primeros artilugios, que permiten a los funcionarios reducir a un delincuente en el momento a través de una descarga eléctrica sin provocarle daño alguno a largo plazo.

De momento, la Dirección General ha confirmado a El Confidencial que efectivamente las táser están comenzando a ser utilizadas por los miembros del instituto armado "en fase de pruebas". No explica la cúpula de la Guardia Civil, sin embargo, nada sobre qué unidades están empezando a incorporar estos dispositivos ni en qué cantidad se están adquiriendo. Como el asunto está en periodo de ensayo, argumentan, "no se va a dar ninguna información al respecto". Las pistolas, según ha podido saber este diario, han sido entregadas solo a algunos departamentos con el fin de que éstos remitan luego informes sobre su uso.

En la mencionada nota colgada en la intranet, en concreto, la Dirección General se limita a señalar que "está trabajando para que los agentes en servicio cuenten con pistolas tipo táser para sus unidades operativas". Añade que esta iniciativa tiene "el fin de encontrar un instrumento que posibilite afrontar situaciones de peligro minimizando el riesgo tanto la persona que lo genera como para los agentes del cuerpo que actúan". No han sido pocas las imágenes, de hecho, que han circulado por las redes en los últimos meses sobre intentos de paralizar agresiones protagonizados tanto por guardias civiles como, sobre todo, por policías nacionales.


Estos últimos, de hecho, también han reclamado el uso de armas eléctricas como las que ahora incorpora la Guardia Civil. El pasado septiembre, el Ministerio del Interior confirmó a los representantes sindicales del cuerpo, tras la reclamación del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), que "en los próximos meses" entregaría mil pistolas táser a diferentes unidades. Por ahora, según explican desde el propio SUP, tan solo han llegado las armas al Grupo Especial de Operaciones (GEO), único departamento de la Policía Nacional que por ahora está utilizando las armas eléctricas.

Primera evaluación

De momento, como relata el comunidado colgado en la intranet de la Guardia Civil, este cuerpo está realizando "una primera evaluación operativa" de las pistolas táser. Con base en la experiencia que de momento han contado los agentes que las están empezando a utilizar, añade, "el Centro de Adiestramientos Especiales ha elaborado un Manual de Intervención Operativa así como la correspondiente norma técnica que regulará su uso". La Dirección General anuncia en este mismo escrito que el siguiente paso es "formar a formadores", miembros del instituto armado que ejercerán en los próximos meses como profesores de sus compañeros en la utilización de este tipo de armas.

La iniciativa, según ha podido saber El Confidencial, comenzó a ponerse en marcha a modo de prueba piloto ya el año pasado. Sin embargo, tuvo que interrumpirse. Un correo electrónico remitido el pasado 18 de octubre al que ha tenido acceso este diario lo confirma. El coronel jefe de la Sección de Logístia del Estado Mayor explica que "por causas sobrevenidas" el periodo de formación tiene que paralizarse temporalmente y queda aplazado. La reciente nota interna citada activa de nuevo, por lo tanto, este uso en pruebas de las táser en plena crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus.

El Centro de Adiestramientos Especiales del instituto armado será el encargado de formar a los formadores, como explica el comunicado interno. Después, adelantan fuentes de la Guardia Civil, serán algunas unidades operativas las que comiencen con el aprendizaje en el uso de las pistolas. La Unidad de Seguridad Ciudadana, el Grupo de Acción Rápida, la Unidad de Protección de Edificios Públicos, el Grupo de Reserva y Seguridad, la Agrupación de Tráfico y la Unidad Fiscal y Aeroportuaria serán los primeros departamentos que harán suyos los dispositivos electrónicos, tal y como establecía el primer plan iniciado el año pasado e interrumpido por las mencionadas "causas sobrevenidas".

En una segunda fase, todas estas unidades adquirirán nuevas pistolas para satisfacer la demanda de un número de efectivos más elevado. Todos los usuarios deberán realizar informes reglados en relación al uso que han tenido que dar a las táser durante su servicio. Al final de esta segunda fase las pistolas se generalizarán previsiblemente en toda la corporación. Con estas adquisiciones, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil se incorporan al grupo de entidades de seguridad que ya disponen de táser. En estos momentos, Ertzaintza, Mossos d'Esquadra y 200 cuerpos locales disponen de estas pistolas.