Cuando la Real Policía Militar fue enviada a Irak en 2003 para investigar las quejas contra las fuerzas británicas, los oficiales menos calificados fueron elegidos para dirigir las pesquisas, según un grupo de exmilitares.
British soldiers iraq
© Atef Hassan / Reuters
Soldados británicos se preparan para salir en una misión en Basora, Irak, el 27 de enero de 2009.
El Gobierno británico no estaba interesado en enjuiciar los crímenes de guerra de sus soldados en Irak y envió a personas no calificadas para investigar y asegurarse de que las tropas acusadas fueran liberadas, informa el diario sudafricano Daily Maverick, citando a un grupo de veteranos de la Real Policía Militar del Reino Unido.

Nadhem Abdullah tenía 18 años cuando paracaidistas británicos allanaron su aldea de Al Ferkah en 2003. Abdullah fue atacado mortalmente por los soldados y golpeado, supuestamente con puños, culatas de fusiles y cascos. Dos años más tarde, siete soldados del 3.° Batallón del Regimiento de Paracaidistas del Ejército británico fueron juzgados en Londres por el asesinato, pero terminaron absueltos.

El juez acusó a los testigos iraquíes de exagerar sus historias de abuso, pero descubrió que la investigación inicial del Gobierno sobre el asesinato hizo "serias omisiones", lo que prácticamente garantizó que los crímenes quedaran impunes. "No hay duda de que la investigación en este caso ha sido inadecuada", concluyó el juez.

La investigación fue "inadecuada" por elección, agregó un grupo de exinvestigadores militares.

"Enviaron a las personas equivocadas"

Cuando la Subdivisión de Investigaciones Especiales (SIB) de la Real Policía Militar (RMP) fue enviada a Irak en 2003 para investigar las quejas contra las fuerzas británicas, los oficiales menos calificados fueron elegidos para dirigir pesquisas que requerían líderes mucho más experimentados, según las fuentes del medio que también sirvieron en la SIB.

"Enviaron a las personas equivocadas y hasta el día de hoy no sé por qué", dijo una fuente. "Cuanto más lo pienso, más insensato parece". Si se hubiera enviado más investigadores de alto rango, habría más juicios saliendo de Irak, en lugar de los cuatro casos divulgados públicamente, que en realidad llegaron la corte marcial, subrayó el exmilitar.

"Ves la cantidad de personas que fueron procesadas. Prácticamente ninguna. Ya sabes, ¿cuántas personas salieron impunes por los asesinatos?", lamentó la fuente.

"Fallas en la investigación"

Estas inquietudes fueron repetidas por el jefe de brigada de la RMP, C. A. Findlay, quien escribió después de la absolución de los paracaidistas británicos que las "fallas en la investigación" fueron al menos parcialmente responsables del veredicto. El equipo de la SIB en Irak nunca debería haber sido dirigido por un capitán, agregó Findlay.

El militar identificó al menos 78 "investigaciones penales graves" que terminaron en los escritorios de estos investigadores no capacitados. En un caso, un grupo de soldados acusados ​​de torturar y matar a 20 cautivos iraquíes fueron exonerados, luego de que los investigadores de la SIB no entrevistaron adecuadamente a los testigos ni recopilaron pruebas forenses.

Cuando el capitán a cargo de la investigación solicitó la ayuda de sus superiores, un mayor llegó más de dos meses después y se quedó solo tres días. El capitán fue finalmente relevado, y entregó más de 50 casos sin terminar, incluida la investigación de tortura, al próximo comandante de la SIB.

IHAT

Muchos de los casos inacabados eventualmente fueron manejados por el Equipo de Alegaciones Históricas de Irak (IHAT), creado en 2010 para investigar el retraso acumulado en los últimos siete años.

Si bien las fallas iniciales de la RMP y la SIB para investigar adecuadamente estos casos llevaron a una serie de demandas de derechos humanos contra el Gobierno británico, varios casos fueron investigados por oficiales y rápidamente desestimados sin informes de estas unidades, y ningún soldado británico fue procesado bajo el IHAT.

Finalmente, el IHAT fue cerrado en 2017. Un miembro del equipo luego comentó a la BBC que "el Ministerio de Defensa británico no tenía intención de enjuiciar a ningún soldado de cualquier rango, a menos que fuera absolutamente necesario y no pudieran evitar eso". Según el testimonio de las fuentes del Daily Maverick, esa actitud fue común en toda la cadena de mando.