El fiscal de Teherán ha pedido ayuda a la Interpol para llevar a cabo la detención.
Irán emite una orden de arresto contra Trump por el caso de la muerte del general Suleimani
© Reuters
El presidente de EE.UU., Donald Trump
Irán extendió su pulso con Estados Unidos a Interpol y emitió una orden de arresto contra Donald Trump, por su presunta implicación en el asesinato del general Qassem Suleimani. El fiscal de Teherán, Ali Alqasimehr, señaló que la república islámica ha identificado a 36 personas que «colaboraron, cooperaron y participaron» en la operación que acabó con la vida del líder del brazo de operaciones exteriores de la Guardia Revolucionaria en Bagdad el 3 de enero. Trump ocupa el primer lugar en esa lista elaborada por la Fiscalía de la que no desvelaron más nombres, recogió la agencia Isna. Alqasimehr solicitó a Interpol que emita un «aviso rojo» para el inquilino de la Casa Blanca y el resto de integrantes de esa lista. La organización policial, sin embargo, aseguró que no pensaba tener en cuenta la petición iraní, informó la cadena BBC. Desde Estados Unidos calificaron el movimiento de «pura propaganda».

Tras el acuerdo nuclear firmado en 2015 durante el mandato de Barack Obama, la relación entre Washington y Teherán se ha deteriorado de forma severa desde la llegada de Trump. El presidente rompió el acuerdo, volvió a imponer sanciones y en enero dio luz verde al asesinato de Suleimani, a quien señaló como «uno de los mayores enemigos de Estados Unidos» por su trabajo como arquitecto de la red de milicias que operan en Oriente Medio a las órdenes de Irán. Trump cruzó una línea que sus dos antecesores en el cargo no se habían atrevido a cruzar por el temor a una escalada de tensión regional y dio un paso más en su presión a la república islámica.

Dura venganza

Tras conocerse esta operación, en la que falleció también el número dos de las milicias iraquíes de las Unidades de Movilización Popular, Abu Mahdi al Mohandes, y otras ocho personas, Alí Jamenei declaró tres días de luto nacional y anunció una «dura venganza contra los criminales» que organizaron el ataque a la salida del aeropuerto de Bagdad. La respuesta llegó pocos días después con el lanzamiento de 22 misiles contra bases de Irak con presencia estadounidense. Los iraníes no causaron bajas en las filas enemigas, pero sí mataron por error a los 176 ocupantes de un avión de la compañía nacional ucraniana que acababa de despegar del aeropuerto internacional Imam Jomeini y al que la defensa antiaérea confundió con un misil de Estado Unidos.

La orden de arresto contra Trump se produjo en medio de la grave situación económica que sufre Irán debido a las sanciones estadounidenses, que le impiden vender petróleo, su principal fuente de ingresos. El Rial se ha desplomado y el presidente Hasán Rohani no logra reconducir la economía en estas circunstancias.