La República Islámica de Irán ha admitido un grave contratiempo en la instalación de Natanz, en la provincia central de Isfahán, uno de sus principales sitios nucleares, después de que un oscuro incidente provocara un incendio y un daño considerable en la edificación.
Energía Atómica de Irán
© AFP PHOTO/HO/ATOMIC ENERGY ORGANIZATION OF IRAN
Foto proporcionada por la Organización de Energía Atómica de Irán muestra un almacén después de haber sido dañado en las instalaciones de Natanz
La planta de enriquecimiento de uranio es de gran importancia para Irán y ha supuesto un duro golpe porque este infortunio podría suponer un retraso en la evolución de centrifugadoras avanzadas, como reconoció la Organización de Energía Atómica de la nación persa. Aunque se confía en superar este contratiempo con nuevos desarrollos. "El incidente podría retrasar el desarrollo y producción de centrifugadoras avanzadas a medio plazo. Irán reemplazará el edificio dañado con uno más grande y equipo más avanzado", explicó Behrouz Kamalvandi, portavoz de la entidad rectora del programa nuclear iraní, en palabras recogidas por la agencia estatal de noticias persa. "El incidente ha causado un daño significativo, pero no hubo víctimas", añadió el representante de la institución.

El máximo organismo de seguridad nuclear de Irán dijo el viernes que la causa del incidente en Natanz ya se había determinado y que sería anunciada más adelante. Algunos funcionarios iraníes señalaron que el incendio del jueves pudo haberse ocasionado por un sabotaje cibernético y diversas autoridades advirtieron que Teherán tomaría represalias contra cualquier responsable de estos ataques.

Sobre el asunto, la agencia Reuters logró hablar con tres funcionarios iraníes que no quisieron revelar su identidad y que dijeron el viernes que creían que el fuego surgió como resultado de un ciberataque, pero no ofrecieron pruebas claras sobre ello.

Lea la noticia completa aquí