La rebaja de impuestos de Alemania alcanza los 42.000 millones de euros, el 1,2% de su Producto Interior Bruto (PIB), tras el nuevo plan de apoyo fiscal que prepara el Gobierno alemán para pymes y familias, que beneficiará también a las rentas altas al reducir el número de contribuyentes que tributan al tipo máximo en el IRPF tras subir el límite de ingresos. El nuevo estímulo se sumará a los 34.100 millones de euros de rebaja de impuestos que ya había aprobado Berlín, como refleja su programa de estabilidad de este año enviado a Bruselas.
Mientras la partidocracia española sube los impuestos, la rebaja de impuestos de Alemania e Italia ya alcanza los 59.100 millones de euros

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.
Italia sigue los pasos de Berlín y estudia también varias rebajas fiscales -entre ellas, una rebaja sustancial de los tipos del IVA- en su plan de recuperación, que aún se negocia en Roma. Sin embargo, el país ha aprobado ya un estímulo fiscal por valor de 17.100 millones de euros, entre exenciones, subvenciones y créditos fiscales.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunció por su parte la semana pasada una subida fiscal en el país. Sánchez reconoció que el Gobierno tendrá que subir impuestos y llevar a cabo una reforma fiscal, "dada la situación de deuda y déficit público en el que España se encuentra como consecuencia del coronavirus".

La rebaja alemana

Varios medios alemanes difundieron este fin de semana un anteproyecto de ley promovido por el ministro de Finanzas, Olaf Scholz. El texto filtrado a la prensa recoge el aumento del nivel de ingresos a partir de cual Alemania exige la tasa impositiva máxima del 42%, que quedaría en los 57.919 euros anuales. Un movimiento contrario a las intenciones de Moncloa, que estudia gravar más a las rentas altas. Además, recoge un estímulo de las desgravaciones por hijos y favorecerá la progresión fiscal para pymes y familias.

La medida se suma a los 34.100 millones de euros que Berlín ha aprobado en medidas fiscales y otras reducciones en los ingresos fiscales. Entre ellos, aparecen los 20.000 millones de euros que le costará al fisco alemán la reducción del tipo impositivo del IVA, que pasa del 19% al 16%. El tipo reducido, además, baja del 7% al 5%. Esta medida está en vigor desde el pasado 1 de julio y se mantendrá, al menos, hasta el final del año.

Además, Berlín ha aprobado la movilización de 5.300 millones de euros a la Garantía social para 2021. De esta forma, Alemania estabiliza las contribuciones a los sistemas de prestaciones sociales en un 40%. Según el Gobierno alemán, esto protegerá los ingresos netos de los empleados y mejorará la competitividad de las empresas.

Conte se fija en Merkel

El plan italiano que busca el primer ministro, Giuseppe Conte, quiere copiar el alemán y reducir el IVA, al menos durante algunos meses. El mandatario confirmó que el Gobierno "está estudiando" una reducción de este impuesto por un valor de hasta 10.000 millones de euros, lo que implicaría un recorte de tres puntos. Alemania, que sin embargo tiene muchos más recursos fiscales, ha previsto una intervención parecida en el segundo semestre del año.

El único que apoya la reducción del IVA es el líder de la oposición Matteo Salvini, mientras el ministro de Economía, el socialdemócrata Roberto Gualtieri, y el gobernador del Banco de Italia Ignazio Visco preferirían una "reforma global" de los impuestos, empezando por una reducción del IRPF o de la cuña fiscal sobre el trabajo.

El Gobierno ha presentado ya sus propuestas, basadas en el informe del comité de economistas y directivos liderado por Vittorio Colao, a los agentes sociales. Durante el verano intentará integrar los diferentes puntos de vista y tener listo en septiembre su plan de recuperación, según explicó Conte.

En cualquier caso, y mientras en el parlamento italiano discute los pormenores de la reforma fiscal, el Gobierno italiano ha lanzado ya un estímulo que alcanza los 17.100 millones de euros.

Entre esta cantidad se encuentran los 6.200 millones de euros que el Gobierno de Conte ha movilizado en subvenciones a empresas y autónomos en materia de IVA, con una exención del impuesto. Además, su paquete de urgencia, ya en marcha, incluye otra rebaja de 2.400 millones de euros en impuestos y contribuciones para todas las empresas en los sectores gravemente afectados. Esta medida contempla la suspensión de los pagos y contribuciones del IVA en marzo, 60% de exención de impuestos sobre los alquileres comerciales, 50% de exención de impuestos para los costos de saneamiento, deducibilidad de las donaciones para Covid 19 y suspensión de los pagos de impuestos vencidos demandas y declaraciones de impuestos.

Créditos fiscales

Italia también ha movilizado 2.000 millones de euros en créditos fiscales para ayudar a las empresas a adaptarse a los nuevos requisitos de salud. Conte ha aprobado otro crédito fiscal por valor de 1.500 millones de euros para el alquiler, arrendamiento o concesión de propiedades no residenciales -60% por mes- para las pymes.

El Gobierno italiano ha destinado además 3.000 millones de euros para apoyar el turismo, incluso a través de un crédito fiscal de vacaciones para los hogares o exenciones fiscales para el sector hotelero. Moviliza, además, 2.000 millones en un crédito fiscal sobre inyecciones de capital para empresas.