A Iker Casanova e Ikoitz Arrese se une ahora Arkaitz Rodríguez, condenado junto con Arnaldo Otegi por pertenecer a la banda terrorista.
fggffdfdfdfd

De terroristas a integrantes de la partidocracia: tres expresos de ETA entre los 22 diputados de Bildu en el Parlamento Vasco
Tres expresos de ETA se encuentran entre los 22 electos en el País Vasco por la formación de extrema izquierda abertzale EH Bildu. Arkaitz Rodríguez, Iker Casanova e Ikoitz Arrese suman casi 20 años de cárcel cumplidos bajo la acusación de pertenencia a banda armada.

Entre ellos, destaca el actual líder de Sortu -formación heredera de Batasuna- Arkaitz Rodríguez (San Sebastián, 1979), que fue condenado junto con Arnaldo Otegi por pertenecer a la banda terrorista ETA en el caso Bateragune.

Rodríguez fue detenido en 2009 y condenado a seis años de prisión. Cumplió condena en la cárcel de Logroño, donde compartió módulo con Otegi. Salió de prisión en 2015 y fue elegido secretario general de Sortu a finales de 2017. Desde entonces, ha actuado como uno de los máximos dirigentes de la izquierda abertzale aunque ahora entra por primera vez en las instituciones como candidato de EH Bildu al Parlamento vasco por Guipúzcoa.

El líder del partido abertzale es partidario de la tesis de que el fin de la violencia de ETA convenía desde un punto de vista estratégico. No en vano, Rodríguez sostiene que la banda terrorista dejó de matar porque "llegó a la conclusión de que el Estado español no iba a reconocer el derecho de autodeterminación de nuestro pueblo". Así lo explicó el año pasado en una entrevista concedida a la televisión venezolana.

El pasado mes de junio, cuando las sedes de distintos partidos políticos en el País Vasco estaban siendo atacadas con pintadas en favor al etarra Patxi Ruiz, Arkaitz Rodríguez restó importancia a los hechos asegurando que una pintada "se quita con acetona, pero los presos asesinados por la política penitenciaria nadie les va a devolver la vida".

En esta línea, el secretario general de Sortu aseguró que las pintadas que se produjeron, por ejemplo, en el domicilio de Idoia Mendia se estaban "sobredimensionando" para tratar de "debilitar a la izquierda abertzale".

Iker Casanova

Iker Casanova (Baracaldo, 1972) fue condenado a once años de prisión por pertenencia a banda armada dentro del sumario 18/98 seguido contra varias organizaciones del entorno de ETA. Salió de la cárcel en 2011 y entró en el Parlamento Vasco en 2014, en sustitución de la entonces portavoz Laura Mintegi, que decidió volver a la universidad.

Su llegada al Parlamento levantó duras críticas de las organizaciones de víctimas como AVT o Covite, además de distintos partidos políticos, indignados por que Casanova tomara escaño después de su pasado etarra.

Consuelo Ordóñez, responsable de Covite y hermana del asesinado por ETA Gregorio Ordóñez, calificó la llegada de Casanova a la Cámara vasca como "indecente": "Están ahí sin condenar el terrorismo, pero la culpa la tienen los órganos del Estado que permiten ese incumplimiento".

Casanova fue condenado en septiembre de 2002 por el juez Baltasar Garzón a once años de prisión en el proceso 18/98, donde distintas organizaciones del mundo de ETA se sentaron en el banquillo. Así, ingresó en la cárcel de Villahierro (Mansilla de las Mulas), donde compartió rejas con otros miembros de la banda terrorista.

El ahora parlamentario vasco por EH Bildu era uno de los responsables de Ekin en Vizcaya. Ekin organizaba las manifestaciones en apoyo a los etarras, y rescataba fondos en la herriko taberna de Baracaldo para pagar las fianzas de los presos.

Ikoitz Arrese

Ikoitz Arrese (Baracaldo, 1987) fue uno de los seis detenidos en 2010 en Vizcaya por pertenecer a la organización juvenil abertzale Segi, ilegalizada por el Tribunal Supremo por actuar como cantera de ETA.

La formación Segi, desmantelada por el Cuerpo Nacional de Policía, mantenía una postura crítico con Arnaldo Otegi por considerar que el dirigente de Bildu apostaba por las "vías exclusivamente políticas". Los miembros defendían que la actividad armada de ETA era "necesaria e irrenunciable".

Arrese es un viejo conocido de las fuerzas de seguridad. Fue arrestado el 22 de octubre de 2010 en Bilbao en el marco de una operación contra catorce miembros de Segi. Fernando Grande Marlaska, entonces juez de la Audiencia Nacional, le acusó de pertenencia a banda terrorista. Permaneció un año y medio en prisión hasta que fue puesto en libertad en marzo de 2012.