El diputado alemán Waldemar Herdt advirtió que Europa sufriría pérdidas millonarias si llegara a suspenderse el proyecto de gas Nord Stream 2.
Diputado alemán augura pérdidas millonarias por la suspensión de proyecto Nord Stream 2 por presiones del gobierno de EE.UU.
© Sputnik / Alexey Vitvitsky
"Nord Stream 2 no es un proyecto alemán o ruso. Aquí participan más de 100 empresas (...) Si suspendiéramos el Nord Stream 2 por una decisión política, las multas superarían los 10.000 millones de euros", dijo el parlamentario a Sputnik.
Compañías de Austria, Francia, Países Bajos, Alemania y Rusia impulsan la construcción del gasoducto que conectará a los dos últimos países por el fondo del mar Báltico. Las obras fueron suspendidas en diciembre de 2019 después de que Estados Unidos amenazara con sanciones a la empresa suiza Allseas que realizaba el tendido. Recientemente algunos legisladores alemanes pidieron la paralización definitiva del proyecto al vincularlo con el caso de Alexéi Navalni, un opositor ruso que presuntamente fue envenenado.

Herdt remarcó que las empresas involucradas en el proyecto invirtieron dinero y si se suspende definitivamente tendrán que ser compensadas.

El diputado alertó además que la suspensión definitiva de las obras pone en riesgo la seguridad energética de Alemania.

"Cerramos las plantas de carbón, renunciamos a la energía nuclear, apostamos por el transporte eléctrico, pero de dónde vamos a sacar los recursos energéticos si renunciamos a la oferta de gas que nos hizo Rusia, una oferta muy buena tanto desde el punto de vista económico como ecológico", apuntó.

El parlamentario sostuvo que toda la historia relacionada con el Nord Stream 2 es una lucha por los mercados energéticos y es que a Estados Unidos no le conviene la construcción del gasoducto ya que ese país busca vender su gas licuado a Europa.
"Esa lucha se lleva a cabo con métodos políticos y económicos sucios. Los que piden la renuncia al Nord Stream 2 deben decirle a sus electores que como resultado del cierre de ese proyecto los precios de los recursos energéticos aumentarán, las facturas de gas y luz subirán un 20%", subrayó Herdt.
El gasoducto europeo, concebido para diversificar las rutas del suministro de gas, prevé la construcción de dos ramales para transportar hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural.

Se oponen al proyecto Estados Unidos que busca vender a Europa el GNL de sus yacimientos de esquisto y algunos países europeos como Polonia, Letonia y Lituania. También está en contra Ucrania que teme perder sus ingresos por el tránsito del gas ruso.