El presidente afirmó que "se quitará su sombrero" ante aquellos que elaboren una vacuna eficaz contra el coronavirus.
Donald trump
© Andrew Harnik / AP
El presidente de EE.UU., Donald Trump
El presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró que no tiene objeciones a vacunarse con un fármaco contra el coronavirus que sea "de otro país" si funciona, señaló este 22 de septiembre la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

Al ser preguntada durante una rueda de prensa sobre la postura del mandatario respecto a la vacunación, la secretaria de prensa dijo que Trump está "feliz de ser la primera persona en tomar la vacuna o la última persona: lo que sea mejor para el pueblo estadounidense".

"Voy a decir algo que realmente no es propio de mí: no me importa, solo quiero recibir una vacuna que funcione. Realmente me da igual si es [de] otro país. Me quitaré mi sombrero ante ellos", citó McEnany las declaraciones del inquilino de la Casa Blanca.


Comentario: Parece que Trump está tan harto de la narrativa de la supuesta pandemia como el resto de nosotros. Sin embargo, el futuro parece un poco más sombrío, la gigantesca cantidad de poder que se amasó en las manos de un pequeño grupo de personas no va a ser algo que vayan a querer soltar tan fácilmente.

Desde este punto de vista, una vacuna se hará disponible sólo y cuando esta vaya a cementar la actual posición de poder de quienes lo detentan.


La semana pasada, el Gobierno de EE.UU. anunció que en abril del 2021 estarán disponibles suficientes vacunas contra el coronavirus para que todos los ciudadanos del país norteamericano sean inmunizados. "Para abril, todos los estadounidenses que quieran vacunarse tendrán la capacidad de hacerlo. No es una vacunación forzada, por supuesto", señaló el doctor Scott Atlas, miembro del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus.