Podemos ha registrado una moción en el Ayuntamiento de Collado Villaba para aprobar que los lunes sean «días sin carne». Con el objetivo de concienciar sobre el maltrato animal y el cambio climático, la coalición Unidas por Collado Villalba (Podemos, IU, Equo y Cambiemos Villalba) lleva a votación en el Pleno municipal que el primer día de todas las semanas no se pueda ingerir carne en los restaurantes, cafeterías y colegios que tengan algún tipo de relación con el Ayuntamiento.
Más daño contra los españoles de parte del globalista partido estatal Podemos: Quieren «lunes sin carne» en colegios y restaurantes

Pablo Iglesias, este sábado en el Consejo Ciudadano Estatal
En el texto de la moción, al que ha tenido acceso OKDIARIO, los de Pablo Iglesias piden que «el Ayuntamiento declare los lunes como 'día sin carne' en el municipio» y, por tanto, se pongan en marcha varias medidas. Se trata de una iniciativa que este lunes ha pasado el filtro de la Junta de Portavoces y, por tanto, ha entrado en el orden del día de asuntos que votarán los concejales villalbinos en la próxima sesión plenaria.

En primer lugar, Podemos quiere aprobar que «las cafeterías y restaurantes propiedad del Ayuntamiento o ubicados en espacios públicos municipales no sirvan carne los lunes, ofreciendo en su lugar otros alimentos saludables y agradables». Para ello, esta coalición municipal en la que está integrada Podemos sugiere que se articule esta medida «como cláusula en los contratos, convenios y concesiones administrativas que firme el ayuntamiento con empresas».

Por otra parte, sobre los centros educativos, Podemos pide que «se anime a los colegios del municipio con comedor a que los lunes no sirvan carne, ofreciendo en su lugar alternativas saludables y agradables». También, en el mismo sentido, quieren aprobar «una campaña pública de concienciación sobre los beneficios sanitarios, ambientales y éticos, de aumentar el consumo de alimentos de origen no animal».


Comentario: Así Podemos evidencia otra vez su alineación con la agenda de las élites globalistas y sus intentos para que la mayoría de seres humanos dejen de consumir la mejor dieta disponible que tienen:

La lucha de las élites para que "el populacho" deje de consumir carne: El parlamento europeo debatirá un "impuesto de carbono" a la carne

La deriva al totalitarismo y supremacismo globalista de Podemos tiene otros ejemplos recientes, como el querer intoxicar y seguir desconectando de la realidad a los españoles con porros:

Podemos ultima una propuesta de ley para la regulación integral del cannabis que espera consensuar con el PSOE

Más información relacionada:

Irene Montero del globalista partido estatal Podemos: "Quienes piensan que la violencia no tiene género están fuera de la ley"

Podemos pide sacar a los periodistas del Congreso aprovechando el empeoramiento de la pandemia


Por último, piden que se llegue a «acuerdos con las empresas de hostelería del municipio (por ejemplo, a través de sus asociaciones) para que no sirvan en sus locales carne los lunes». No obstante, en un gesto de flexibilidad admiten «en su defecto, que se garantice que siempre haya opciones vegetarianas en su carta». Para conseguir todo esto, los morados apuestan porque «se incentive la participación en la campaña a través de bonificaciones de algún tipo», dicen sin mayor concreción.

Religiones

Podemos apoya su iniciativa de lunes sin carnes en la religión: «Por sus beneficios para la salud, esta propuesta de no comer carne un día a la semana, conecta con numerosas tradiciones culturales y religiosas, como la cristiana».

En la exposición de motivos de la moción aseguran que se trata de «una iniciativa internacional». Justifican la prohibición de la carne porque la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) publicó en 2009 un informe donde «señalaba que las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a toda la cadena de producción de carne representan una quinta parte de las emisiones mundiales». Sostienen que estas emisiones «provienen de la deforestación provocada por los criadores de ganado, el transporte de la carne y la producción del alimento, entre otros procesos». La ganadería produce un 14,5% del total de las emisiones de gases invernadero, según esta entidad.

Enfermedades

Por otra parte, denuncian que «el excesivo consumo de carne y lácteos es pernicioso para la salud según numerosos estudios epidemiológicos realizados en Universidades, centros de investigación y hospitales de diferentes países del mundo». Este hábito está vinculado con «enfermedades que en la actualidad constituyen epidemias en Occidente, como la obesidad, la hipertensión, la diabetes, el cáncer de colon, las enfermedades coronarias, accidentes cardiovasculares, etc.».

A pesar de que la Comunidad de Madrid está sufriendo la peor parte de la segunda ola del coronavirus en Europa, Podemos en Collado Villalba carga contra el consumo de carne. Para ello apuntan al cáncer: «El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), concluyó que el consumo de carne procesada era cancerígeno, y que el consumo de carne roja probablemente también lo era». En este sentido, piden que «España apostara más decididamente por la tradicional dieta mediterránea». «Sería de la mayor importancia», apostillan.

Igualmente, en relación con los más pequeños de la casa, afean que la dieta de los niños y adolescentes españoles «se caracteriza por un exceso de carnes, embutidos, lácteos y alimentos con alta densidad energética [...] y por un déficit en la ingesta de frutas, verduras y cereales». Citan la 'Estrategia para la nutrición, actividad física y prevención de la obesidad' del Ministerio de Sanidad.

Maltrato animal

Por otra parte, culpan a la carne de la pobreza en diversas partes del mundo: «La opulencia cárnica de unos se traduce en la extrema pobreza de otros». Argumentan esto porque la ganadería de vacuno «exige toneladas de forrajes para cuyo cultivo se destinan miles de hectáreas de tierras desforestadas para ese fin, además de enormes cantidades de agua, parte de esas tierras podían tener otro destino y ser utilizadas para el cultivo directo de alimentos de consumo humano, se recuperaría, de esta manera, buena parte de la masa forestal», sin olvidar que «el maltrato animal es inherente a las grandes industrias cárnicas».

La idea de los "Lunes sin carne", dicen, nació en 2003 en Estados Unidos bajo el nombre en inglés de «Meatless Monday». Fueron promovidos por The Monday Campaigns Inc. en asociación con el Centro de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg School for a Livable Future. «En Los Ángeles (la capital de la carne) tuvo gran repercusión y hoy en día se lleva a cabo en ciudades de todo el mundo (como Edimburgo, Sao Paulo, varias de Bélgica...) apoyada por instituciones públicas (especialmente ayuntamientos) y por la ciudadanía en general, consciente del desafío al que se enfrenta la humanidad como consecuencia del cambio climático», argumenta la moción.

Consideran «muy importante la intervención de la ciudadanía» en este sentido «en tanto que las medidas tomadas por los gobiernos hasta el momento son insuficientes para disminuir las consecuencias de los gases de efecto invernadero».

Previendo las críticas que pueden acarrear esta iniciativa, el texto de la moción recoge que «puede parecer que dejar de comer carne un día a la semana no sirva de mucho, pero el impacto de este pequeño gesto es más grande de lo que nos imaginamos». Calculan que «si la población de EEUU renunciase a productos animales solamente un día a la semana, la cantidad de emisiones que se reducirían equivaldría a la misma que si toda la población pasase a conducir coches híbridos».