Los portavoces del Congreso del PSOE y de Unidas Podemos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, han registrado este martes en la Cámara Baja la propuesta de reforma del sistema de mayorías para renovar el Consejo General del Poder Judicial, de manera que sea posible sin el concurso del PP y con la mayoría parlamentaria que Pedro Sánchez congregó para su investidura. Tratará de hacerlo por medio de una proposición una ley orgánica para reformar el sistema de elección de este órgano.
fdsfdsdfs
© EFE/Chema Moya
El presidente del CGPJ y del Supremo, Carlos Lesmes.
Hace unas semanas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó que preparaba una propuesta para modificar el sistema de mayorías que hoy se necesita para renovar a la cúpula del Poder Judicial, que permanece en funciones desde hace dos años, está presidida por el conservador Carlos Lesmes y no tiene visos de actualizarse desde que este verano encallaron las negociaciones entre el PSOE y el PP.

Este martes, el Gobierno ha optado por dejar en manos de los grupos parlamentarios del PSOE y Unidas Podemos llevar la iniciativa legislativa, con lo que evita que un proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros tuviera que pasar antes por el informe preceptivo del propio Consejo General del Poder Judicial, al que se quiere cambiar el sistema de elección.

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, no ha explicado por qué se ha optado por la proposición de ley en el Congreso en lugar de por un proyecto legislativo elaborado por el Ejecutivo, de donde partió la idea de facilitar la mayoría para renovar el CGPJ. Sí ha admitido que la vía del Congreso elegida dará "mayor agilidad" al proceso.

"No tiene ninguna intencionalidad, puede aportar mayor agilidad pero el Gobierno ni ha debatido sobre esta cuestión ni tiene mayor interés en que sean los grupos que la presenten", ha dicho Montero, restando importancia a un reforma que confirmó hace semanas el presidente del Gobierno.

Casado anuncia un recurso ante el TC

Con ella, el Ejecutivo quiere romper el "bloqueo" de la renovación del CGPJ después de la ruptura de los contactos entre el PP y el PSOE este verano. Tras un acercamiento en agosto, el líder del PP,Pablo Casado, rechaza volver a intentar llegar a un acuerdo con el Gobierno para renovar los órganos institucionales, entre ellos el CGPJ, parte del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y RTVE.

El líder popular alega que no pactará nada con un Gobierno en el que esté Podemos y Pablo Iglesias y ante esta tesitura, Sánchez se dispone a buscar otras mayorías, para lo que necesita primero cambiar la ley y después buscar el apoyo de sus socios de investidura. ERC, Compromís, Más País o Bildu se han mostrado dispuestos y también JxCAT, que no votó a favor de convertir en el presidente pero ahora sí apoyaría renovar el CGPJ.

Tras conocer la iniciativa legislativa del PSOE y Unidas Podemos, Casado ha anunciado que su partido la recurrirá ante el Tribunal Constitucional y los tribunales europeos si es necesario. Según ha dicho en redes sociales, la propuesta "pretende liquidar la separación de poderes en pleno ataque a la independencia judicial".

Montero ha criticado al líder popular, al que ha acusado de impedir la renovación del CGPJ mediante un acuerdo entre el PSOE y el PP y de anunciara un recurso sin ni siquiera conocer la propuesta. "Me parece una sinrazón", ha indicado la portavoz , que ha señalado que Casado "lo tiene muy fácil". "Desbloquear" y "sentarse a pactar".

Bastará con mayoría absoluta

Pero antes de todo esto, el Gobierno tiene que cambiar la ley. En la actualidad, la renovación del CGPJ exige una mayoría reforzada de tres quintos del Congreso, es decir, 210 diputados que hasta ahora solo se ha alcanzado si PSOE y PP votan juntos.

La reforma presentada este martes busca reducir ese umbral hasta la mayoría absoluta, lo que impediría que el PP pudiera vetar la renovación del CGPJ. La iniciativa establece que "cada una de las cámaras [Congreso y Senado] elegirá, en votación única y por mayoría de tres quintos de sus miembros, a seis candidatos provenientes de la carrera judicial", pero también señala que "si en primera votación alguna de las cámaras no alcanzase la mayoría requerida, se procederá a efectuar nueva votación, cuarenta y ocho horas después, en la que la cámara correspondiente elegirá los seis vocales del turno judicial por mayoría absoluta".

PSOE y Unidas Podemos, además, apuestan por reducir las atribuciones de los miembros del CGPJ cuyo mandato haya expirado pero que aún no hayan sido renovados. En concreto, la reforma retiraría a los magistrados que estén en funciones la capacidad de hacer nombramientos para altas instancias judiciales, como los que aprobó hace unas semanas el CGPJ para el Tribunal Supremo.

Antes de fin de año

En el Congreso, los portavoces de PSOE y Unidas Podemos, Adriana Lastra y Pablo Echenique, han explicado que la idea es que la reforma pueda estar aprobada antes de dos meses, lo que en el mejor de los casos supondría que los trámites parlamentarios se completaran antes de fin de año.

"Esta reforma trata de garantizar el adecuado funcionamiento del CGPJ de acuerdo a la Constitución y evitar que se vea bloqueado su funcionamiento por decisión de un grupo parlamentario", argumentó Lastra, que recordó que tanto la Comisión Europea como el Congreso y el propio presidente del CGPJ han pedido la renovación del órgano. "El constitucionalismo no se dice, se hace", sostuvo por su parte Echenique, que señaló que "las instituciones públicas deben emanar de la voluntad popular de los españoles y el actual CGPJ es fruto de una mayoría parlamentaria que ya no existe".

El PP, por su parte, se ha mostrado enfadadísimo con la reforma presentada por los grupos que apoyan al Gobierno. De hecho, su portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, aseguró que Pedro Sánchez ha emprendido una deriva hacia un Estado "autoritario", porque "solo un dictador" cambia las mayorías para elegir órganos de poder cuando no le favorecen las que existen. "Rompe las reglas de la democracia", aseguró Gamarra.

Los populares siguen asegurando que no van a participar en la renovación del CGPJ si Podemos forma parte de ese proceso, ya que, según ha dicho este martes el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos, el objetivo del partido morado es "erosionar las instituciones". Además ha indicado que el Ejecutivo tiene "la llave" para desbloquear el Consejo y pasa por "avanzar en la despolitización".

"Nosotros somos coherentes y muy claros. No vamos a renovar el Poder Judicial cuando en la ecuación entre Podemos. No lo vamos a hacer porque el único objetivo de Podemos hoy es erosionar las instituciones", ha declarado Montesinos en una entrevista en RNE.


Comentario: