Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El ministro de Agricultura de Dinamarca ha dimitido, tras haber perdido la confianza de sus colegas en el gobierno después de una orden ilegal de sacrificar el visón en las granjas del país. Se sabe que los animales son la fuente de una cepa mutante de Covid.
mink
© Ritzau Scanpix/Mads Claus Rasmussen via REUTERS.
Visones sacrificados en la granja de Henrik Nordgaard Hansen y Ann-Mona Kulsoe Larsen cerca de Naestved, Dinamarca, (foto de archivo)
"Dado que tengo la clara evaluación de que ya no tengo el apoyo suficiente entre la mayoría de los partidos parlamentarios, he informado hoy al primer ministro que estoy renunciando al gobierno", anunció Mogens Jensen en Facebook el miércoles.

El político añadió que acepta que su ministerio ha cometido errores y que él personalmente asumiría la responsabilidad, añadiendo "especialmente lamento esto a los muchos granjeros de visones que han estado en una situación muy desafortunada".

Jensen dijo que todas las decisiones tomadas por su ministerio desde junio han tratado de detener la propagación del Covid-19 en las poblaciones de visones y su paso de animales a humanos, citando los riesgos de salud pública que plantea la cepa mutante.

Tras una serie de pequeños sacrificios, el gobierno anunció el 4 de noviembre que todos los visones de Dinamarca - unos 17 millones - deben ser sacrificados debido al riesgo que supone la nueva cepa mutada del coronavirus que se encuentra en el visón.

La situación dio un giro la semana pasada cuando el primer ministro admitió que el gobierno no tenía la autoridad legal para ordenar el sacrificio de todos los visones criados en Dinamarca.

"Aunque tuviéramos prisa, debería haber estado completamente claro para nosotros que se necesitaba una nueva legislación, y no fue así. Me disculpo por eso", dijo la primera ministra danesa Mette Frederiksen.

La primera ministra dejó claro que la responsabilidad recaía en el ministro de agricultura.

El gobierno de minoría de Dinamarca finalmente obtuvo el apoyo parlamentario para legalizar el sacrificio el martes.

Los informes muestran que al menos 200 personas han sido infectadas por la cepa Covid relacionada con las poblaciones de visones en Dinamarca. Se teme que la cepa mutante, que ya ha pasado de los visones a los humanos, pueda reducir la eficacia de las vacunas candidatas que se están siguiendo actualmente.