Traducido por el equipo de SOTT.net en español

La semana pasada el presidente Trump concedió un "indulto completo" al general Michael Flynn, su primer Consejero de Seguridad Nacional. En una declaración de la Casa Blanca anunciando el indulto, la Administración señaló que la implacable persecución de Flynn era un esfuerzo partidista para dar la vuelta a los resultados de las elecciones de 2016.
FlynnTrump
© Unknown/KJN
Ex Consejero de Seguridad Nacional, Teniente General Michael Flynn • Presidente de los EEUU Donald Trump
La persecución de Flynn fue encabezada por personas que se negaron a aceptar los resultados de las elecciones de 2016 y trabajaron para socavar la transferencia pacífica del poder, dijo la Casa Blanca. Estas mismas personas son las que acusan a Trump de socavar las elecciones al cuestionar lo que parecen ser graves irregularidades en la votación en las elecciones presidenciales de 2020.

Eso se llama "proyección".

La declaración de la Casa Blanca también cita a partisanos en política, los medios de comunicación y el Estado Profundo que buscaron evitar que Trump fuese elegido, para evitar que tomara el cargo una vez elegido y para destituirlo con falsos pretextos una vez en el cargo.

Para promover la falsa narrativa de que Trump fue elegido de alguna manera debido a la intervención del presidente ruso Vladimir Putin, los golpistas tuvieron que hacer parecer que un funcionario de alto rango estaba involucrado en trapicheos con los rusos. Flynn fue la desafortunada víctima de su máquina de difamación, acusado de "colusión rusa" por una inocente llamada telefónica con el entonces embajador ruso en Washington durante la transición a una administración Trump.

Sin embargo, cuando la gente de la transición de Joe Biden se jactó recientemente de que Biden estaba conectando con funcionarios extranjeros antes de su inauguración, los medios de comunicación lo alabaron como un bienvenido retorno de los "expertos" en política exterior.

Aunque es una muy buena noticia que el presidente Trump esté de humor para perdonar a las víctimas del belicista Estado Profundo, realmente espero que sólo esté calentando. Sería una gran tragedia que otras víctimas del Estado Profundo sufran por sus no-crímenes.

Al tuitear sobre su legislación que pide que se retiren los cargos contra Edward Snowden y Julian Assange y se reforme la Ley de Espionaje, la representante estadounidense Tulsi Gabbard dijo al presidente Trump, "ya que está indultando gente, por favor considere perdonar a aquellos que, con gran sacrificio personal, expusieron el engaño y la criminalidad de los que pertenecen al Estado Profundo".

Mi buen amigo, el representante Thomas Massie, miembro de la junta del Instituto Ron Paul, es un copatrocinador de la legislación de Gabbard, lo que hace que sea un verdadero esfuerzo bipartidista para restablecer el estado de derecho en los EEUU y frenar a los belicistas de Washington.

Edward Snowden y Julian Assange no son criminales. Son heroes por decirnos la verdad sobre lo que los criminales en el gobierno estaban haciendo en nuestro nombre y con nuestro dinero.

El hecho es que nos mintieron para meternos en una guerra una y otra vez. Si bien esas guerras fueron rentables para el complejo industrial-militar-congreso-medios-de-comunicación, se apagaron las vidas de cientos de miles de personas inocentes en el extranjero y robaron a nuestros propios hijos y nietos por valor de billones de dólares desperdiciados en mentiras neoconservadoras. Y mientras tanto, como Ed Snowden nos mostró, la comunidad de inteligencia nos declaró enemigos y estableció una elaborada red interna de espías que haría que la Stasi de Alemania Oriental se volviera verde de envidia.

Presidente Trump: usted tiene la increíble oportunidad de corregir los terribles errores perpetrados por la administración Obama/Biden. La historia le sonreirá amablemente si también concede el indulto completo a Julian Assange y Edward Snowden - y a cualquier otro revelador de la verdad que se enfrente a la persecución por exponer a los belicistas del Estado Profundo.